Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Con las manos en la cocina

CocinaA la hora de una reforma, va a ser la cocina el espacio al que más tiempo tengamos que dedicarle. No tanto porque la obra en sí requiera de una gran complejidad, sino porque es una estancia que tiene que estar muy bien planificada para que no sea incómoda. He aquí algunos consejos que nos harán las cosas más fáciles:

1- Planificación.
Antes de empezar la obra, tenemos que tener muy claro el proyecto de nuestra cocina. El resultado final debe estar pensado hasta el último detalle. Qué muebles vamos a colocar, dónde queremos los electrodomésticos, cómo vamos a resolver la iluminación. Podemos planificarlo por nuestros medios, pero es muy recomendable ponernos en manos de profesionales, que conocerán bien cuales son las mejores soluciones para nuestro espacio.

2- Decidir qué sitio ocupa la cocina en nuestra vida.
Dependerá del uso que le demos. Si dedicamos poco tiempo a la comida, tal vez prefiramos una cocina pequeña y compacta que pueda ordenarse y limpiarse fácilmente. Si solemos comer de tupper. tal vez necesitemos un gran congelador. Si nos gusta recibir a amigos e invitarlos a cenar, posiblemente queramos una cocina abierta al office. Si tenemos una familia grande, tal vez nos guste que la cocina sea un lugar de encuentro.

3- Escoger una distribución de base.
Las distribuciones más habituales son las cocinas lineales (uno o dos frentes en paredes opuestas), en L (a lo largo de dos paredes contiguas) o en U (ocupando tres frentes de la cocina, o dejando una isleta en el centro) Una encimera necesita 60 cm de fondo, y al menos 1 m detrás para poder trabajar cómodamente. Si queremos encimera a ambos lados de la cocina, necesitaremos un ancho mínimo en la cocina de 2,20. Las islas centrales sólo son aconsejables en grandes cocinas, porque multiplican el espacio de circulación. Tendremos que tener en cuenta el espacio que ocupan puertas de armarios y electrodomésticos al abrir. Las mesas necesitan, al menos, 65 cm. de ancho por comensal, mas otros 40 cms en el extremo, y cada silla ocupa, al menos, 65 cms. de fondo. Necesitaremos 1 m. Si queremos pasar por detrás. Una buena idea para resolver la comida en la cocina puede ser una barra como prolongación de la encimera.

4- Distribuir las funciones.
En una cocina se almacena, se lava y prepara la comida, se cocina y se guarda. Se lavan los platos y los enseres. Y con frecuencia, varias de estas cosas se hacen al mismo tiempo. Debemos intentar dedicar un área a cada actividad, sin que se solapen. Y debemos tener en cuenta también que las puertas de armarios y frigoríficos necesitan un espacio libre para abrirse.

5- Decidir los electrodomésticos y equipamiento de forma práctica.
Si somos pocos en casa, un lavavajillas estrecho nos dará más espacio de almacenaje. Un fregadero en esquina nos permitirá utilizar muy bien uno de los espacios más desaprovechados de las cocinas en U y en L.

6- Replantear las instalaciones.
Para eso, debemos tener muy clara la disposición de los electrodomésticos para disponer las tomas necesarias de agua y de luz. Hay que dejar siempre previstas tomas de corriente para pequeños electrodomésticos junto a la encimera. Y respetar la disposición de las tomas: un enchufe de un frigorífico, por ejemplo, no puede soportar a potencia que necesita un horno eléctrico.

7- Renovaciones.
Si las instalaciones tienen más de diez años, es el momento de sustituirlas y renovarlas. El incremento en el coste de la obra va a ser pequeño, y tendremos una larga temporada sin averías.

8- Dediquemos tiempo a escoger, a buscar los revestimientos que más nos agraden.
Para los suelos es recomendable huir de laminados y otros que no sean impermeables. Preferiblemente, buscaremos suelos que tengan una porosidad muy baja, como mármoles o gres compacto sobre suelos de barro o terrazo. Los suelos lisos siempre serán más limpios que aquellos con relieves. Y en colores, es una buena opción jugar a contrastar el suelo del resto de la cocina.

9- Buscar soluciones originales.
Podemos estucar las paredes más alejadas de la zona de aguas en lugar de alicatarlas, dándoles carácter con un color distinto al resto. O podemos imprimir en gran formato una imagen que nos guste, y adherirla a la pared. Los vinilos decorativos, además de su precio, tienen la ventaja de que pueden ser sustituidos fácilmente cada vez que queramos volver a renovar la cocina.


Bernardo Gómez Delgado.
Arquitecto
954541257
arquitopos@gmail.com

Share


Resuelve tus dudas sobre compraventa de pisos en La Comunidad Resuelve tus dudas sobre compraventa de pisos en La ComunidadHaz tu pregunta. Hay expertos inmobiliarios dispuestos a ayudarte.

Compartir esta noticia: