Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Vender o no vender

Cuando vendes tu casa ganas dinero y Hacienda se queda con parte. Hasta ahí todo claro. Pero la reforma fiscal que se anuncia en el horizonte traerá cambios en la forma de calcular los impuestos a pagar por venta de inmuebles así que, ¿es mejor vender ya o esperar a 2015 o incluso a 2016? ¿Cuál es el mejor momento para vender? No hay una respuesta única y clara. Todo depende del año de compra de la vivienda en venta y qué se hará con el dinero obtenido. Aquí te aclaramos las ideas.

A quién afecta los cambios fiscales

Si reinviertes el dinero que obtienes por la venta de tu casa en otra vivienda habitual en un plazo máximo de dos años da igual que vendas en 2014, 2015 ó 2016. No hay ni incentivo, ni penalización fiscal.

Hay tres colectivos de propietarios que son los principales afectados por la cuestión fiscal:

1.- Quienes no venden una vivienda habitual (una segunda residencia de la playa, la montaña o el campo).

2.- Quienes no reinvertirán el dinero ganado por la venta del inmueble en otra vivienda.

3.- Quienes venden su vivienda pero no compran otra en el plazo de dos años.

Para todos estos casos, el proyecto de Ley de Reforma Fiscal presentado por el Gobierno cambia radicalmente la tributación de las ganancias obtenidas en la venta de las propiedades.

Impacto fiscal en el mercado inmobiliario - Fuente: El País


Mimos y castigos para los que vendan en 2015 o 2016

La reforma fiscal ‘mima’ a los propietarios que vendan en 2015 o 2016. Simplemente porque rebaja los tipos impositivos que se aplicarán sobre las ganancias de un máximo del 27% actual a otro del 23% o de un mínimo del 21% a otro del 19%. Además, deja de tener importancia el tiempo que haya estado la vivienda en poder del comprador (lo que no ocurre en 2014, que diferencia entre más o menos de un año).

Pero también ‘castiga’ a los propietarios que vendan en 2015 o 2016. Simplemente porque elimina los llamados coeficientes monetarios sobre el precio de compra que a día de hoy (y hasta finales de año) permiten actualizar el precio de adquisición de las viviendas, es decir, corregirlo al alza (y con ello reducir las ganancias por las que se deben pagar impuestos).

Además, y aunque exclusivamente afecta a los propietarios de viviendas adquiridas con anterioridad al 31 de diciembre de 1994, borra de la legislación los llamados coeficientes de abatimiento que permiten reducir las ganancias fiscales acumuladas hasta el 20 de enero de 1996 en un 11,11% anual.

A hacer cuentas


Para el resto, hay que hacer cuentas: depende de la fecha de compra y, sobre todo, tener en cuenta las ganancias obtenidas

“Cada caso necesita de un análisis individual pero, a grandes rasgos, resultará más beneficioso vender en 2014 viviendas adquiridas antes de 1994 (para utilizar la exención acumulada del 11,11% anual) y los inmuebles con mayor antigüedad desde esa fecha y hasta hoy (por la aplicación de los coeficientes monetarios). Puede llegar a compensar [hay que hacer previamente el cálculo de los impuestos a pagar en 2014 o 2015] negociar una bajada en el precio de la vivienda para cerrar la operación antes de que termine el año”, explica Paula Satrústegui, directora de planificación financiera de Abante Asesores.

Más información
El País:
¿Vendo ya la casa o espero a 2015?

Share


Resuelve tus dudas sobre compraventa de pisos en La Comunidad Resuelve tus dudas sobre compraventa de pisos en La ComunidadHaz tu pregunta. Hay expertos inmobiliarios dispuestos a ayudarte.

Compartir esta noticia: