Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Hogar


Thursday, 29 June 2017

Cómo dormir fresquito sin aire acondicionado

Cuando el calor aprieta y no hay aire acondicionado cerca, toca ser creativos. Porque sí, se puede dormir fresquito con unos remedios naturales, sencillos y prácticos. Toma nota.

Gazpacho para cenar

Lo mejor para cenar en verano es algo ligerito, como un gazpacho que tiene un 90% de agua y nos ayuda a calmar la sed.

La ducha, templada

A todos nos gusta una ducha fría antes de irnos a dormir una noche de verano, pero no. El choque térmico con agua fría produce una sensación de frescor instantánea, pero reactiva el organismo y el gasto energético, provocando un aumento de la temperatura, según el Instituto Biológico de la Salud (Madrid). Lo mejor es una ducha de agua templada.

Mantener los pies siempre frescos es otro buen truco para mantenerse fresc@ porque el calor entra por las extremidades. Lávalos antes de irte a dormir y mantenlos fuera de la cama.

Las sábanas, de algodón

Si puedes, invierte en un juego de sábanas de algodón o lino (aunque el lino se arruga más).

El pijama, grande

Lo mejor es comprarse un pijama dos tallas más grande, que sea ancho y cómodo, de tejido natural.

Cuando te hayas vestido para la noche aplícate compresas mojadas de agua tibia en las zonas más sensibles al calor: cuello, codos, tobillos y detrás de las rodillas. El contacto con el agua fría desencadenará un estímulo térmico, la vasoconstricción, que provoca calor en la piel. Pero el calor provoca frío por la diferencia con la temperatura ambiente.

dormir en verano

En la cama, una bolsa con hielo

También puedes tirar de bolsa para refrescarte. ¿Cómo? Llena una bolsa de goma de las de agua caliente con agua fría o con hielo triturado. La puedes pasar por la superficie de la cama antes de acostarte o también dejártela pegada al cuerpo mientras coges el sueño.

La ventilación, con sentido

Coloca un ventilador dirigido hacia tu ventana para impedir que entre el calor en tu dormitorio.

Y, si tienes otro, colócalo dirigido hacia el interior con un bol lleno de hielo delante de las aspas para que el aire que te llegue sea más fresco. Cuando se deshagan los cubito ya habrá pasado bastante tiempo y seguro que ya has caído en brazos de Morfeo. Si tu ventilador tiene temporizador y se para una o dos horas más tarde, la jugada energética será perfecta.

Por supuesto, debes ventilar tu casa cuando el calor baja su intensidad, horas antes de ir a dormir. Es clave para que el calor no se te acumule en la habitación.

Un truco de la abuela: cuelga una sábana mojada de tu ventana. Te ayudará a espantar el calor.

Sin nada eléctrico

Apaga todas las luces y aparatos eléctricos de tu dormitorio. Completamente, no vale el stand-by porque sigue emanando calor.

Share

Friday, 13 January 2017

Ideas para ahorrar calefacción en casa

¿Sabías que el 46% del gasto de energía de una casa se va en calefacción? Pues ahora ya lo sabes. Lo dice el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y nosotros te damos ideas para ahorrar en calefacción y darle un respiro a tu bolsillo. Toma nota.

AHORRAR CALEFACCION

Aísla tu casa

Pequeñas mejoras en el aislamiento de tus ventanas te ayudarán a reducir hasta un 30% en calefacción y aire acondicionado. Porque si tu casa está bien aislada conservará mejor el calor y, por tanto, gastarás menos calefacción.

Lo mejor es que tengas sistemas de doble cristal o doble ventana porque reducen casi a la mitad la pérdida de calor si se compara con un acristalamiento sencillo.

Pero si no puedes invertir en aislar bien la casa, recurre a métodos más sencillos: detecta las corrientes de aire con una vela encendida. La oscilación de la llama al colocarla delante de la ventana te dirá si hay infiltraciones de aire. Una vez detectadas, tapa rendijas con silicona, masilla o burlete. Porque, recuerda, una rendija que deje pasar el viento puede bajar varios grados la temperatura interior de tu casa.

Fija una temperatura en casa

Escoge una temperatura para tu casa y mantenla porque la temperatura que escojas para calentar tu casa condiciona tu consumo de energía. Por cada grado que aumentes la temperatura se incrementa en un 7% aproximadamente el consumo de energía.

Pero, ¿cuál debe ser la temperatura de tu casa? El IDAE recomienda mantener la casa a una temperatura de 19º a 21º durante el día y entre 15º y 17º por la noche. Aunque no todos somos iguales. Los hay más frioleros que otros, así que escoge tu franja entre estas variaciones y sé constante.

Aprovecha la luz del sol y ventila

Cierra persianas y cortinas durante la noche para conseguir el máximo sellado de la casa y que no se enfríe durante la noche. Ábrelas durante el día para entren los rayos del sol.

Ventila la casa durante el día. No necesitas mucho tiempo, sólo 5 ó 10 minutos y lo ideal es hacerlo por la mañana, cuando te levantas. Así mantendrás la temperatura y renovarás el aire.

gato-sobre-radiador-de-calefacción

Revisa tu sistema de calefacción

Cuando los radiadores están sucios el aire contenido en su interior dificulta la transmisión de calor desde el agua caliente al exterior.

Debes purgar el aire de los radiadores al menos una vez al año al poner en marcha los radiadores cuando llega el frío. Cuando deje de salir aire y salga sólo agua, el radiador estará limpio y listo para funcionar a máximo rendimiento.

No cubras tus radiadores con nada ni pongas ningún objeto delante o al lado porque dificultará la adecuada difusión del aire caliente. La mejor ubicación para un radiador es debajo de una ventana y que coincida su longitud con la de la ventana para favorecer la correcta difusión del aire caliente por la habitación.

Divide para vencer

El calor se puede zonificar. ¿Cómo? cerrando las puertas de los cuartos que no usamos porque así generamos aportes de calor en los cuartos donde sí estamos y se evita que el frío se disperse por la vivienda.

Usa alfombras y mantas

El suelo de una casa es el elemento constructivo que mayor pérdida energética tiene. Suele tener una temperatura media de 10º ó 12º en invierno. ¿Cómo combatimos su frío? Con alfombras, no son aislantes pero conservan la temperatura. Eso sí, no las necesitas si tienes parqué o moqueta en casa. Imprescindibles en invierno para suelos de mármol.

Las mantas junto al sofá son también las compañeras perfectas para una tarde de invierno en casa. Las mejores, las de lana, porque es capaz de generar calor debido a la aislación térmica que proporciona y a sus propiedades de absorción de hasta un 30% de su propio peso en vapor de agua sin transmitir sensación de humedad.

Share

Thursday, 5 January 2017

Cuánto nos cuesta vivir en casa si miramos a Europa

El 23% del presupuesto de un hogar medio en España se va en los gastos de la casa y sus costes básicos (agua, luz y gas). Si nos miramos con Europa, estamos por debajo de la media (24,4%), pero somos el país que más ha aumentado ese gasto (5,6 puntos) en la última década. Son datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) y recogidos por Europapress.es.


familia en casa

En España, las familias han pasado de reservar el 17,4% de su presupuesto a la casa y sus gastos a guardar un 23%. Es el salto que se ha dado de 2005 a 2015.

Aunque España no es el único país europeo donde se ha incrementado la cantidad de dinero que las familias gastan en su alojamiento. Los incrementos más importantes han sido en Irlanda (5 puntos), Portugal (4,5 puntos) y Países Bajos.

En Eslovaquia, Suecia, Malta, Polonia, Alemania y Eslovenia se redujo esta partida del presupuesto de un hogar.

Gastamos menos que la media europea

Pese al incremento en el gasto dedicado al hogar, España está por debajo de la media de la Unión Europea (24,4%) y de la Eurozona (24,1%).

Dinamarca (29,4%), Finlandia (28,2%), Francia (26,4%), Suecia (26%), República Checa (25,9%) y Reino Unido (25,6%) lideran el ranking respecto al gasto dedicado al alojamiento.

Share

Friday, 6 November 2015

Consejos para ahorrar en calefacción

Cuando el frío asoma por la esquina a muchos nos entra el tembleque de la factura de la calefacción. Pero no todo está perdido. Todavía podemos ahorrar unos euros. Sólo tenemos que seguir estos consejos.

Ahorrar en calefacción

#1 Escoge la temperatura de tu casa y no la cambies

Por cada grado que aumentas la temperatura en tu casa se incrementa un 7% tu consumo de energía. Por eso es muy importante que escojas bien cuál debe ser la temperatura de tu casa.

Así que … ¿cuál debe ser tu temperatura? Lo recomendable es que la fijes entre 19º y 21ºC, escoge una y procura no cambiarla. Cuando te vayas a la cama puedes incluso bajarla hasta los 17º ó 15ºC.

#2 Instala reguladores que sean programables

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) estima que si colocas válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables podrás ahorrar entre un 8% y un 13% de energía.

Por ejemplo, si tu casa está vacía durante el día es muy recomendable que tengas un termostato programable. No cuesta mucho, entre 150 y 200 euros y se amortiza rápidamente. Pero si no tienes esto, simplemente puedes bajar de 4º a 5ºC la calefacción cuando te vayas de casa y volver a subirla cuando regreses.

Lo ideal es tener en casa un sistema de regulación de la calefacción que nos permita establecer una temperatura para el día y otra para la noche, además de encender/apagar radiadores en distintas zonas de la casa.

#3 Ventila sólo durante 10 minutos y cierra persianas y cortinas

Sólo necesitas 10 minutos al día para ventilar tus habitaciones. Nada más.

Y recuerda … Cuando te vayas a dormir baja las persianas y cierra las cortinas para evitar importantes pérdidas de calor.

#4 Cuida tus radiadores y caldera

Cada año, antes de encender la calefacción para la temporada invernal, purga tus radiadores porque cuando están sucios el aire contenido en su interior dificulta la transmisión de calor desde el agua caliente al exterior. Así que púrgalos y cuando deje de salir aire y comience a salir sólo agua, el radiador estará limpio y listo para funcionar a máximo rendimiento.

No cubras tus radiadores con nada ni pongas ningún objeto delante o al lado porque dificultará la adecuada difusión del aire caliente. La mejor ubicación para un radiador es debajo de una ventana y que coincida su longitud con la de la ventana para favorecer la correcta difusión del aire caliente por la habitación.

Si tu sistema de calefacción usa caldera no te olvides de ella, debes mantenerla perfectamente conservada porque una buena caldera ahorra hasta un 15% de energía.

#5 Hazte una buena burbuja

Unas pequeñas mejoras en el aislamiento de tu casa pueden ahorrarte hasta un 30% en calefacción y aire acondicionado. Entre el 25% y 30% de lo que necesitamos de calor es porque lo estamos perdiendo por las ventanas. Los sistemas de doble cristal o doble ventana reducen prácticamente a la mitad la pérdida de calor con respecto al acristalamiento sencillo.

Si puedes hacerlo, ponte una carpintería de madera en las ventanas porque el hierro o el aluminio permiten el paso del frío o calor con mucha facilidad. También son muy recomendables las carpinterías con rotura de puente térmico porque tienen un material aislante en la parte interna y externa del marco.

Share

Wednesday, 20 August 2014

Averigua si pagas lo justo por tu luz

Las comercializadoras de electricidad deben haber adaptado sus recibos a la nueva regulación en materia de luz. La complejidad del nuevo sistema de cálculo del consumo levantó las críticas de muchos que argumentaban que los consumidores lo van a tener difícil para entender su factura de la luz. Para que todo esté claro la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia ha lanzado un simulador de precios para saber si el importe de la factura de luz se ajusta a la nueva regulación.

luz

Cómo funciona el Simulador de Facturas de Luz

Este simulador de facturas de luz está hecho para suministros acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y facturas de último recurso para consumidores vulnerables.

Las condiciones del contrato de la luz deben ser:

- Tener una potencia contratada menor o igual a 10kW.

- Tener el contrato con un comercializador de referencia.

Pasos para hacer el cálculo

1.- Incluir la información que se solicita en el formulario

Debe aparecer en la factura o contrato de suministro con la comercializadora.

A.- Periodo de facturación

B.- Peaje de acceso y potencia contratadas

C.- Consumo

D.- Importe del alquiler del contador

E.- Impuestos por zona o comunidad autónoma

F.- Devoluciones de cantidades que puedan aparecer en la factura

2.- Pulsar sobre Calcular

Si los números que salen no cuadran con la factura de luz recibida, el consumidor debe dirigirse a su comercializadora para reclamar. Las comercializadoras están obligadas a atender las quejas de sus clientes e informarles sobre cuáles son las vías para solucionar el problema. Estos son los números de teléfonos facilitados por la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia.

En segunda instancia, el consumidor puede reclamar ante el organismo competente en materia de energía de su comunidad autónoma. Además, puede acudir al sistema arbitral de consumo si su comercializadora de referencia está adherida a dicho sistema. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición es el organismo de la Administración General del Estado que ejerce las funciones de promoción y fomento de los derechos de los consumidores y usuarios. En este organismo puede encontrar toda la información necesaria para solicitar el arbitraje sobre su disconformidad o discrepancia conforme al sistema arbitral de consumo.

Share

Thursday, 5 June 2014

Cómo cambiar la luz y el gas en tu casa

¿Quieres cambiar de compañía de luz y gas pero no sabes cómo hacerlo? Aquí te decimos cómo.

1.- Revisa tu contrato

Si tienes un contrato del mercado libre su duración suele ser de 1 año y se renueva por periodos anuales completos. Así que debes fijarte en la fecha de contratación para saber cuándo debes solicitar la cancelación. Si tu contrato es por tiempo indefinido o tiene una duración superior a un año, las condiciones de rescisión anticipada deben estar incluidas en el contrato.

Fíjate en las condiciones. Si quieres cancelar el contrato antes de tiempo puede haber una penalización que debe figurar en el contrato y no puede exceder del 5% del precio en contrato de la energía estimada pendiente de suministro.

2.- Escoge nueva comercializadora

Solo la Tarifa de Último Recurso que es fijada y actualizada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo. El resto de precios de la energía y sus actualizaciones son los pactados con las empresas comercializadoras. Puedes hacer una comparación online para saber cuáles son las ofertas que hay en el mercado libre para la zona donde está ubicada tu casa. Puedes utilizar el Comparador de Ofertas de Energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

Cuando hagas la comparación entre comercializadoras fíjate en qué gastos están incluidos en el precio final, si incluye o no IVA, el contador, otros impuestos …

Ten en cuenta que si tienes una luz contratada con una potencia contratada igual o menor de 10 kW puedes optar por el precio regulado (Tarifa de Último Recurso) por el comercializador de último recurso o por el precio libre con un comercializador en el mercado liberalizado. Si tienes una potencia contratada superior a 10 kW debes necesariamente tener el suministro en el mercado liberalizado a precio libre.

Todos los consumidores, tanto de electricidad como de gas natural, tienen derecho a ser suministrados a precio libre.

dando al interruptor de la luz

3.- Revisa las condiciones del nuevo contrato o contratos

Puedes contratar la luz y el gas con una sola compañía o hacerlo por separado. Pero, en cualquier caso, fíjate en las condiciones y cláusulas del contrato o contratos. Deben tener estos datos:

1.- Precio: la tarifa y sobre qué base se aplica (término de potencia o consumo), además de especificar si hay o no descuento, cuánto es y por cuánto tiempo. También se debe indicar/desglosar si hay otros gastos adicionales como impuestos, contador, IVA …
2.- Tiempo: duración del contrato y sus ofertas.
3.- Penalizaciones: qué deberás pagar o asumir si rescindes el contrato antes de tiempo.
4.- Otros servicios: si te prestan otros servicios como puede ser el mantenimiento dentro del mismo precio y condiciones.

Tú debes siempre ser avisado de cualquier intención de modificar las condiciones del contrato y tu derecho a rescindirlo sin penalización alguna cuando te avisen.

4.- Conoce los plazos de cambio de suministros y tus derechos

No hay ninguna fecha límite obligatoria para formalizar un contrato con una empresa comercializadora. Tú deberás estar atento a los plazos que te de la nueva suministradora.

Siempre es importante que conozcas tus derechos como consumidor y estos enlaces te los explican claramente:
Información de interés para el consumidor de electricidad
Información de interés para el consumidor de gas natural

Share