Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Mudanzas y reformas


Tuesday, 25 May 2010

Cómo cambiarle la cara a tu casa

ReformasUna reforma en casa siempre es una molestia. Por eso, si estamos pensando ponernos manos a la obra (en sentido literal) conviene planificar bien qué es lo que queremos hacer, para así aprovechar que vamos a tener albañiles en nuestra vivienda. Además de evitar tener que volver a llamarlos en una buena temporada, también conseguiremos unos precios más interesantes. Para ello, antes de empezar tenemos que pensar muy bien qué aspectos de nuestro hogar nos gustaría cambiar, no solamente estéticos. Después de eso, será cuestión de ponernos en manos profesionales que nos asesoren adecuadamente.

Estos son algunos de los aspectos de nuestra vivienda que podemos mejorar en una obra de reforma.

ESPACIO.- El espacio es la mayor riqueza de una vivienda. Son muchos los recursos que se pueden emplear para conseguir una mayor amplitud interior, desde unificar habitaciones hasta adaptarlas a nuestas necesidades reales. Es buena idea crear lugares de almacenaje –trasteros, armarios, alacenas- que nos permitirán dejar las habitaciones más limpias. También es posible conectar, al menos visualmente, las zonas de cocina, comedor, office y estar, creando sensación de espacios amplios. Los paneles correderos de suelo a techo en lugar de puertas permiten tener habitaciones amplias que pueden subdividirse cuando es necesario. Por ejemplo, podemos crear un dormitorio que se divide en dos cuando tenemos invitados, pero que nos evita tener una habitación que no utilizamos normalmente.

Evidentemente, tendremos que asegurarnos de que la obra que queremos hacer no pone en peligro la estabilidad del edificio eliminando muros de carga y elementos de la estructura.

LUZ.- La luz natural es nuestra gran aliada a la hora de dar forma a nuestra casa. Trabajar con la luz no se refiere sólo a la posición y al tamaño de las ventanas –cambiar las carpinterías y los cajones de persiana nos puede permitir meter hasta un 20% más de luz natural- sino a conseguir, a través de la distribución, evitar los pasillos oscuros y las habitaciones con mala orientación, que sean demasiado frías en invierno y calurosas en verano. Para jugar con la luz también es importante seleccionar bien los materiales y los colores de revestimiento –suelos, tecno, paredes-, y el color de las carpinterías interiores.

AHORRO DE ENERGÍA.- Podemos conseguir ahorros importantes en la energía que gastamos en calefacción y aire acondicionado, con obras que no son excesivamente complicadas Podemos cambiar las carpinterías por otras con vidrio aislante y rotura de puente térmico, o poniendo dobles ventanas por delante de las ya existentes y creando una cámara de aire entre ellas, por ejemplo. También podemos ganar mucho introduciendo unas protecciones solares que nos permitan regular la cantidad de sol que entra en casa en función de la orientación de las ventanas. Respecto a los muros exteriores, existen asimismo diferentes soluciones para incrementar su grado de aislamiento. Se pueden realizar desde dentro del inmueble (trasdosando el muro con pladur, por ejemplo) o desde fuera (revistiendo la fachada con paneles rígidos de aislamiento). También podemos mejorar el aislamiento tratando los puntos singulares, como las jambas y alfeizares de las ventanas o los pasos de instalaciones.

INSTALACIONES.- Aunque no nos lo hayamos planteado inicialmente, una obra de reforma puede ser el mejor momento para modificar las instalaciones de nuestra vivienda. Si vamos a cambiar nuestra cocina y queremos poner una vitrocerámica o un horno eléctrico, tal vez debamos cambiar los circuitos de electricidad para que puedan soportar la carga de estos electrodomésticos; también si queremos poner aire acondicionado, o termos eléctricos: todos estos aparatos, que requieren una gran demanda de potencia eléctrica, necesitan ciircuitos con protecciones específicas para eviar accidentes. Pero también puede ser un buen momento para colocar nuevos enchufes, tomas de teléfono o antena, cambiar los mecanismos o poner doble encendido en la luces de la casa que puedan necesitarlo.

PREVENIR PROBLEMAS FUTUROS.- Cuando estamos en obras, vamos a tener la oportunidad de inspeccionar partes de la casa que normalmente están ocultas, y realizar las reparaciones necesarias antes de que aparezcan los problemas. Podemos ver el estado de la estructura, lo que es especialmente importante si ésta es antigua, y nos hará tomar decisiones motivadas sobre cuestiones aparentemente intrascendentes, como levantar o no un suelo para colocar otro nuevo en función del peso que pueda soportar la estructura. Podemos también echar un vistazo a las redes de saneamiento y de fontanería. Muchas veces, los problemas de humedad de las casas empiezan por pérdidas en las instalaciones, que son de fácil reparación.

Bernardo Gómez Delgado.
Arquitecto
arquitopos@gmail.com

Share

Friday, 14 May 2010

Cómo hacer pequeñas reformas en tu piso

Reformas pisoSi has comprado tu piso y quieres hacer algunos pequeños arreglos para dejarlo a tu gusto o has decidido no mudarte, pero darte el capricho de cambiar la cocina o el baño, aquí te dejamos unos consejos para que tu pequeña reforma sea placentera:

1.- Escoge empresa
Lo mejor, si puedes, es que sea una única empresa la que gestione la reforma. Puede que te ahorres unos euros si eres tú quien se encarga de buscar a los diferentes oficios: electricista, fontanero, carpintero, paleta … para coordinar la reforma, pero será mucho más cómodo si una empresa especializada en reformas te hace un estudio, presupuesto y se encarga de llevarlo todo. Piensa que tendrás que hablar con única persona para explicarle cómo lo quieres y reclamarle si algo no sale bien.

Te recomiendo que busques empresas que trabajen en tu barrio y preguntes a tus vecinos, seguro que te pueden hacer alguna recomendación. Aunque también puedes irte más lejos si la empresa merece la pena. Explica con detalle qué es lo que quieres y pide un presupuesto por escrito que recoja todas las partidas: materiales y su calidad, mano de obra y estimación de la duración de la obra. También sería bueno que te entregaran planos en los que se muestre cómo quedará la reforma una vez hecha.

2.- Licencia de obras
Dependiendo del tipo de reforma que quieras hacer tienes que solicitar el permiso o licencia de obras en el ayuntamiento, que cobra unas tasas que pueden variar de un 3% a un 5% sobre el presupuesto inicial de obras. Pregunta a la empresa encargada de la reforma cómo hay que solicitarlo.

3.- Avisa a los vecinos
Habla con el presidente de tu comunidad de vecinos e indícale que vas a hacer reformas en el piso y que tendrás todo el cuidado del mundo para no molestar al resto de vecinos con ruidos, ni ensuciarás los elementos comunes de la comunidad. Coméntalo también con los vecinos que conozcas de la escalera. Coloca en el ascensor protección en el suelo para que los materiales que se transportes no dañen nada.

4.- Prepara tu casa
Vacía la estancia o estancias que vayas a reformar y protege el resto del piso. Mete lo que puedas en cajas y tapa con sábanas los muebles. Eso no evitará que entre el polvo, pero lo mitigará. Si puedes, deja la casa durante el tiempo que dure la reforma, si no puedes ármate de paciencia.

¡Suerte!

Share

Tuesday, 11 May 2010

Cómo hacer que tu mudanza vaya como la seda

Cajas mudanzaAhora que ya tienes tu piso, toca la mudanza. Aunque se te haga cuesta arriba sólo pensar en todo lo que tienes que empaquetar y llevar al nuevo piso, no desesperes, si lo planificas con tiempo y le añades un poco de organización, todo puede ir como la seda.

Si tienes muebles, te aconsejo que contrates un servicio profesional para mudarte, ya te has gastado una pasta en el nuevo piso, estira un poco más tu presupuesto y haz que una empresa lleve las cosas grandes por ti. Si son cosas pequeñas y tienes tiempo, siempre puedes alquilar una furgoneta y convencer a unos amigos para que te ayuden a cambio de pizza.

Para los que se han decidido por contratar a una empresa de mudanzas dejo aquí unos consejos que he ido leyendo en revistas especializadas y que creo que son muy útiles:

1.- Cómo será tu mudanza

Haz un listado que tenga: fecha de la mudanza, qué vas a llevar y cuánto quieres gastar.

2.- Busca y compara ofertas

Selecciona varias empresas de mudanzas o transportes, llámalas y pide precios. Lo mejor es que empieces por las empresas cercanas a la casa donde te mudas, puedes buscarlas por su código postal. Haz todo esto con un mes de antelación a la mudanza (como mínimo). Si es posible haz que un representante de cada empresa vea tu casa para ver qué es lo que tienen que hacer y te de un presupuesto por escrito en el que se indiquen todas las condiciones. No aceptes presupuestos por teléfono.

Cuando finalmente te decidas por una empresa de mudanzas o transportes, comprueba que cumple con todos los requisitos que exige la ley, que tenga un seguro de responsabilidad civil y de mercancias y firma el contrato sólo cuando lo tengas todo claro. Puedes solicitar un contrato de mudanzas homologado en el que la empresa se responsabiliza de todos los desperfectos que puede causar y que cumple todas las garantías detalladas en el contrato. Comprueba que en el contrato figura: datos de la empresa, inventorio, recorrido, fechas y precio.

El precio de la mudanza lo determinan:

- Los metros cuadrados del piso
- La facilidad del desmontaje y montaje de los muebles
- Si hay ascensor o no y cómo es el acceso a los inmuebles.
- Los kilómetros de desplazamiento: si se hace dentro de la misma ciudad o no
- La cantidad, tamaño y tipo de los objetos (los delicados requieren mayor protección)
- El número de operarios necesarios
- El embalaje: si lo haces tú sale más barato
- Los objetos valiosos: joyas, obras de arte o antigüedades, por ejemplo, no están normalmente cubiertas en el seguro de la empresa de mudanzas o transportes, deberías contratar tu propio seguro si vas a incluir este tipo de objetos.

3.- Haz un inventario de todo lo que se va a transportar en la mudanza

Debes hacer un inventorio de todo lo que te van a llevar y confirma que todo está correcto antes de la firma del contrato para evitar problemas si luego falta algo. Guarda una copia del albarán para posibles reclamaciones y condiciona la firma de la factura de entrega a un plazo de revisión de la mercancía de 24 horas.

La mayoría de las empresas exigen el pago del servicio por anticipado pero no tienes obligación de hacerlo hasta que el servicio se haya completado. Normalmente se llega a un acuerdo en el que les das un porcentaje por adelantado cuando se firma el contrato.

4.- Empaqueta bien y con cuidado

Hay empresas que se encargan también de empaquetar, pero entiendo que es preferible que lo hagas tú para saber luego dónde tienes las cosas. Para empaquetar, lo de siempre. Busca cajas fuertes y protege las cosas que se puedan romper con facilidad. Mejor un tamaño mediano de cajas que no pesen mucho para que se puedan mover con facilidad. Etiqueta las cajas.

Embala los artículos pesados en cajas pequeñas y los ligeros en cajas grandes. Los platos y fuentes deben ser embalados de costado, no apilados y rellena los huecos con papel arrugado. Embala habitación por habitación, así será más fácil desembalarlas luego.

No incluyas en la mudanza artículos de valor como joyas, documentos legales … No creo que se pierdan, pero evita la ocasión y evitarás el peligro …

Aprovecha para tirar todas esas cosas que ya no necesitas y que ya ni te acordabas que tenías.

¡Suerte!

Más información
Consumer Eroski: Con la casa a cuestas
Cómo hacer para: Como embalar en una mudanza
Decorablog: Consejos para hacer una mudanza con éxito

Share