Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Actualidad del mercado inmobiliario


Tuesday, 17 April 2012

El usufructo o la solución para vivir sin hipoteca

Pedro Hernández del OlmoLa vivienda es una de las necesidades más perentorias del ser humano y tradicionalmente la más difícil de satisfacer.

En estos tiempos estamos asistiendo a proposiciones tan dispares como poner a la venta trasteros, desvanes y buhardillas bajo pomposos nombres, lofts o soluciones habitacionales, también hemos podido leer en algún medio, propuestas de modificar la normativa vigente para dar cabida a una denominada adquisición progresiva de la vivienda, libre o protegida, se empieza por comprar un veinticinco por ciento, y la familia compradora va demostrando paulatinamente su capacidad de pago o bien la propiedad temporal: Al cabo de los años, la propiedad de la vivienda revierte al vendedor; hasta ese momento, el comprador temporal es el propietario a todos los efectos: es una inversión y puede venderse e hipotecarse libremente, al igual que sucede con la compra parcial.

Teniendo en cuenta los desastrosos resultados que en España ha dado la desnaturalización del arrendamiento al introducir en él la duración ilimitada, considero que es preferible no hacer experimentos, o como se suele decir ‘hacerlos con gaseosa’, teniendo en cuenta que si lo que se quiere es abaratar el costo de la vivienda sin perder estabilidad en la misma considero que para ello ya existe la figura del usufructo.

Mediante la adquisición de un usufructo vitalicio la persona puede satisfacer su necesidad de vivienda de por vida a un costo inferior a la compra.

Un ejemplo puede ser más gráfico: Para una persona de 45 años, el valor del usufructo vitalicio en una vivienda cuyo precio de venta sea 300.000 euros, se puede estimar en 132.000 euros.

Si acuerda con el dueño pagar ese importe en 25 años, con un interés fijo del 4%, la cuota mensual , será de aproximadamente 700 euros mensuales, fijos durante 25 años, no mucho más de lo que le costaría un alquiler solo para cinco años. Si ese usufructuario vive después de los 70 años, no pagará nada

Es evidente que se puede pactar todo tipo de combinaciones para el pago de ese usufructo. Téngase en cuenta que el dueño no sufre riesgo alguno ya que si fallece el usufructuario durante el plazo de pago, desaparece el usufructo y si deja de pagar, con una reclamación judicial podrá hacerlo desaparecer también.

Ventajas:

El usufructuario tendrá a su disposición la vivienda durante toda su vida para usarla o para alquilarla, sin necesidad de contar con el dueño (nudo propietario).

Inconvenientes:

No la dejará en herencia ya que a su fallecimiento el usufructo desaparece y el nudo propietario consolida el pleno dominio.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,18 €/min. desde fijo; 1,53 €/min. desde móvil)

Share

Monday, 16 April 2012

Trucos para mantener el orden en casa

Doris Soro ToránDejando aparte el aspecto psicológico de nuestra relación con el orden y la organización, muy importante para entender por qué reincidimos en los mismos comportamientos; el desorden tiene básicamente dos orígenes: la falta de espacio combinada con la tendencia a acumular y la falta de un lugar asignado para cada cosa.

Vamos a hablar de esto último. Tenemos que sentarnos a pensar cómo es nuestro día a día, qué actos llevamos a cabo y en qué orden desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos, para saber cómo tenemos que organizar nuestras cosas. Siempre es más fácil adaptar la organización del hogar que cambiar nuestros hábitos.

Haciendo esta reflexión quizá nos demos cuenta de que es conveniente para mejorar nuestra calidad de vida hacer algunos cambios de mayor importancia en la distribución de la casa, como por ejemplo anexionar una habitación para hacer un vestidor o redistribuir el salón para alojar un pequeño despacho.

Pero sin llegar tan lejos, ten en cuenta estas cuestiones para empezar a detectar los focos de desorden debidos a la falta de previsión:

¿Despiertas a tu pareja veinte veces por las mañanas mientras buscas qué ponerte?
Un galán de noche con la ropa del día siguiente puede ser la solución y más si te cabe en el cuarto de baño.

Si tomas medicación, suplementos vitamínicos, etc. ¿en qué momento lo haces?
Guárdalo cerca de donde lo hagas y no lo dejes a la vista, utiliza una pequeña cajita decorativa o cesta y evitarás el desorden visual que produce.

¿Pierdes media hora cada mañana buscando las llaves y las gafas antes de salir de casa?
Sitúa un vaciabolsillos en la consola de la entrada y déjalo todo allí cuando llegues a casa, allí lo encontrarás por la mañana.

¿Cuándo los niños llegan del cole inundan la casa con sus mochilas, guantes de fútbol y chaquetas?
Pon en la entrada una percha para cada uno, a su altura, con su nombre o un color distintivo para que sepan dónde deben colgarlo todo. Si no te van bien las perchas, también puedes colgar unos contenedores, tejidos o rígidos para que guarden sus objetos.

Y tú, ¿dónde dejas la chaqueta y el bolso al llegar?
Aplícate la solución anterior, o haz un pequeño armario en la entrada (30cm. de fondo podrían ser suficientes si utilizas barras extraíbles). Cualquiera que sea la solución adoptada, sitúala cerca de la puerta más utilizada: si entras por el garaje tendrá más sentido ponerla allí que en la entrada principal.

Seguiremos hablando del tema, pero si te ha interesado, quizá quieras leer el post anterior “Cómo poner orden en casa”.

Doris Soro Torán
INTERIORISTA
Si está interesado en informarse sobre proyectos de interiorismo low-cost, póngase en contacto con nosotros.
Tlf. 696 408 644/608 025 765
www.decoration-line.com
doris@decoration-line.com
http://twitter.com/decoration_line

Share

Friday, 13 April 2012

Cómo desgravar por tu vivienda habitual en la Renta 2011

Estamos en plena temporada fiscal. La campaña de la Renta 2011 ha llegado y seguro que te ha revolucionado. ¿Ya estás recogiendo papeles para ver qué te puedes deducir? Nosotros te contamos cómo declarar y desgravar por tu vivienda habitual.

La deducción por inversión en vivienda habitual, cualquiera que sea la base imponible del contribuyente, se ha restablecido con efectos desde el 1 de enero de 2011. La única diferencia respecto a 2010 es que se eleva la base máxima de deducción a 9.040 euros en los supuestos de adquisición o rehabilitación de vivienda y para las cantidades depositadas en cuenta vivienda, y a 12.080 euros en el caso de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad.

Aquí te dejamos con el Manual Práctico de Renta y Patrimonio 2011 de la Agencia Tributaria en materia de vivienda habitual. Todo tuyo.

Deducción por inversión en vivienda habitual
(Arts. 68.1, 70, 78 y disposición transitoria decimotercera Ley IRPF; 54 a 57 Reglamento)


Ámbito de aplicación


Cabe señalar, aunque ha quedado sin efecto, que en un primer momento y, con efectos a partir de 1 de enero de 2011, se introdujo una modificación en la deducción por inversión en vivienda habitual vinculando ésta con la cuantía de la base imponible del ejercicio, y que resultaba determinante tanto del derecho a la deducción como de la base máxima de deducción correspondiente a cada período impositivo. Dicha modificación, dada por el artículo 67 de la Ley 39/2010, de 22 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011, fue suprimida, desde su inicio de vigencia, por la disposición final segunda del Real Decreto-ley 20/2011.

La deducción por inversión en vivienda habitual resulta aplicable a los siguientes supuestos:

1. Adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual.

2. Construcción o ampliación de la vivienda habitual.

3. Cantidades depositadas en cuentas vivienda.


Además de a estos supuestos, la deducción por inversión en vivienda habitual también resulta aplicable, en las condiciones y con los requisitos especiales que más adelante se señalan, a las cantidades satisfechas en concepto de:

4. Obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual del contribuyente por razón de discapacidad.


Importante: además de estas deducciones, los contribuyentes que hubieran adquirido su vivienda habitual con anterioridad al 20 de enero de 2006 utilizando financiación ajena y tuvieran derecho a la deducción por inversión en vivienda habitual en 2011 conforme a lo dispuesto en la vigente Ley del IRPF, pueden aplicar la correspondiente compensación fiscal, en el supuesto de que la aplicación del régimen establecido en la actual Ley para dicha deducción les resulte menos favorable que el regulado en el texto refundido de la Ley del IRPF vigente a 31 de diciembre de 2006, como consecuencia de la supresión de los porcentajes de deducción incrementados por utilización de financiación ajena. (Véase, dentro del Capítulo 18, elepígrafe “Compensación fiscal por deducción en adquisición de la vivienda habitual”, páginas 619 y ss. del Manual de la Agencia Tributaria)

Condiciones y requisitos de carácter general

Concepto de vivienda habitual [Arts. 68.1 3o y 4o f) Ley IRPF; 54 y 55.2 Reglamento].

Se entiende por vivienda habitual, a efectos de esta deducción, la edificación que cumpla los siguientes requisitos:

1.- Que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, tres años.

No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido los tres años indicados, se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, cambio de empleo, u otras circunstancias análogas justificadas.

Se entenderá igualmente como circunstancia que necesariamente exige el cambio de vivienda el hecho de que la anterior resulte inadecuada como consecuencia de la discapacidad del propio contribuyente o de su cónyuge o un pariente, en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el tercer grado inclusive, que conviva con él.

El plazo de tres años lo es a los efectos de calificar la vivienda como habitual, sin que sea preciso que transcurra dicho plazo para empezar a practicar la deducción que corresponda en los términos que más adelante se comentan. No obstante, si una vez habitada la vivienda se incumpliera el plazo de residencia de tres años, sí que habría que reintegrar las deducciones practicadas, salvo que concurra alguno de los supuestos anteriormente mencionados.

2.- Que el contribuyente la habite de manera efectiva y con carácter permanente, en un plazo no superior a doce meses, contados desde la fecha de adquisición o de terminación de las obras.

No obstante, se entenderá que la vivienda no pierde el carácter de habitual, a pesar de no pro- ducirse la ocupación en el plazo de doce meses, en los siguientes supuestos:

- Cuando se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurra alguna otra de las circunstancias mencionadas en el número 1o anterior (celebración del matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, etc.) que impidan la ocupación de la vivienda.

- Cuando la vivienda resulte inadecuada por razón de la discapacidad padecida por el contribuyente, por su cónyuge o parientes, en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el tercer grado inclusive, que convivan con él.

- Cuando el contribuyente disfrute de vivienda habitual por razón de cargo o empleo y la vivienda adquirida no sea objeto de utilización. En este supuesto, el plazo de doce meses comenzará a contarse a partir de la fecha del cese en el correspondiente cargo o empleo.

Cuando se produzca alguna de las circunstancias señaladas en este número o en el anterior, determinantes del cambio de domicilio o que impidan la ocupación de la vivienda, la deduc- ción se practicará hasta el momento en que se produzcan dichas circunstancias. Por excepción, cuando el contribuyente disfrute de vivienda habitual por razón de cargo o empleo, podrá seguir practicándose deducciones por este concepto mientras se mantenga dicha circunstancia y la vivienda no sea objeto de utilización.

3.- Conceptos que se consideran vivienda habitual, a efectos de la deducción:

- Los anexos o cualquier otro elemento que no constituya la vivienda propiamente dicha, tales como jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas, siempre que se adquieran conjuntamente con la vivienda.

- Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con ésta, con el máximo de dos.

A efectos de la deducción, se entienden adquiridas con la vivienda las plazas de garaje que cumplan los siguientes requisitos:

a) Que se encuentren en el mismo edificio o complejo inmobiliario y se entreguen en el mis- mo momento.
b) Que su transmisión se efectúe en el mismo acto, aunque lo sea en distinto documento.
c) Que sean utilizadas o estén en disposición de utilizarse por el adquirente, es decir, que su uso no esté cedido a terceros.

Bases máximas de inversiones deducibles [Art. 68.1 1o y 4o d) Ley IRPF].

a) Inversiones en adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación de la vivienda habitual y cantidades depositadas en cuentas vivienda: 9.040 euros anuales.

Este límite será único para el conjunto de los conceptos de inversión reseñados y se aplicará en idéntica cuantía en tributación conjunta.

b) Cantidades destinadas a la realización de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual del contribuyente por razón de discapacidad: 12.080 euros anuales. Este límite se aplicará en idéntica cuantía en tributación conjunta.

En ambos casos, el eventual exceso de las cantidades invertidas sobre dichos importes no puede trasladarse a ejercicios futuros.
n Importante: este último límite es independiente del límite de 9.040 euros establecido para los restantes conceptos deducibles por inversión en vivienda habitual.

En consecuencia, si concurriera el derecho a deducción por cantidades destinadas a la realización de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual del contribu- yente por razones de discapacidad con el derecho a deducción por inversión en vivienda habitual, las cantidades invertidas en adquisición darían derecho a deducción hasta la cuantía máxima de 9.040 euros y las empleadas en obras e instalaciones de adecuación darían derecho, a su vez, a deducción hasta la cuantía máxima de 12.080 euros.

Comprobación de la situación patrimonial: base efectiva de inversión deducible (Art. 70 Ley IRPF).

Sin perjuicio de la existencia de bases máximas de deducción para los diferentes conceptos de inversiones en los términos anteriormente comentados, el disfrute efectivo de las deducciones por inversión en vivienda habitual y por cuenta ahorro-empresa está condicionado a que el importe comprobado del patrimonio del contribuyente al finalizar el período impositivo exceda del valor que arrojase su comprobación al comienzo del mismo al menos en la cuantía de las inversiones realizadas, sin computar los intereses y demás gastos de financiación.

La comprobación de la situación patrimonial tiene como objetivo asegurar que las inversiones en vivienda habitual y en la cuenta ahorro-empresa con derecho a deducción se realizan con la renta generada en el período, evitando que se efectúen deducciones respecto de cantidades que correspondan a rentas generadas en períodos anteriores.

La comparación del patrimonio al final y al comienzo del período impositivo se efectuará en función del valor de adquisición de la totalidad de los bienes y derechos que integran el patrimonio del contribuyente, incluyendo los exentos en el Impuesto sobre el Patrimonio, sin que se computen, por tanto, las variaciones de valor experimentadas durante el período impositivo por los elementos patrimoniales que al final del mismo sigan formando parte del patrimonio del contribuyente.

No obstante lo anterior, en el caso de rehabilitación o ampliación de la vivienda habitual, las inversiones realizadas en el ejercicio se valorarán en el patrimonio final de forma independiente de la vivienda.

De forma análoga, en el caso de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual por razones de discapacidad, debe incluirse en la valoración del patrimonio final del período impositivo las cantidades satisfechas para sufragar estas obras, tanto en el supuesto de que estas últimas tengan la consideración de inversión (las realizadas sobre la vivienda habitual del contribuyente) como de gastos (las realizadas sobre la vivienda arrendada o subarrendada por el contribuyente).

En el supuesto de que el aumento del patrimonio a la finalización del período impositivo fuera inferior a la cantidad invertida o al importe de las obras e instalaciones de ade- cuación realizadas por razones de discapacidad, sin computar dentro de éstas los intereses y demás gastos de financiación, sólo se podrá efectuar la deducción por inversión en vivienda o por obras e instalaciones de adecuación de la misma sobre la cuantía en que haya aumentado el patrimonio del contribuyente, incrementada en los intereses y demás gastos de financiación satisfechos.



1. ADQUISICIÓN O REHABILITACIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL
(Arts. 68.1 y 78.2 Ley IRPF; 55 Reglamento)


Concepto de adquisición de vivienda.

Se entiende por adquisición de vivienda habitual, a efectos de la deducción, la adquisición en sentido jurídico del derecho de propiedad o pleno dominio de la misma, aunque éste sea com- partido, siendo indiferente el negocio jurídico que la origine. Así, la adquisición podrá efec- tuarse por compraventa, permuta, herencia, legado o donación. Se excluye, pues, del concepto de adquisición válido para la aplicación de la deducción, la adquisición de la nuda propiedad, usufructo u otros derechos reales de goce o disfrute sobre la vivienda habitual.

Asimismo, la deducción por adquisición de vivienda habitual sólo podrá aplicarse a partir del momento en que jurídicamente se adquiera la propiedad de la misma. Es decir, a partir del momento en que concurran el contrato (título) y la tradición o entrega de la vivienda (modo).
n Importante:enlossupuestosdenulidadmatrimonial,divorciooseparaciónjudicial,el contribuyente podrá seguir practicando esta deducción por las cantidades satisfechas en el período impositivo para la adquisición de la que fue durante la vigencia del matrimonio su vivienda habitual, siempre que continúe teniendo esta condición para los hijos comunes y el progenitor en cuya compañía queden.

También podrá practicar deducción por las cantidades satisfechas, en su caso, para la adquisición de la vivienda que constituya o vaya a constituir su vivienda habitual, con el límite conjunto de 9.040 euros anuales.

Concepto de rehabilitación de vivienda.

A efectos de esta modalidad de deducción, se considera rehabilitación de vivienda habitual las obras realizadas en la misma que cumplan cualquiera de los siguientes requisitos:

a) Que las obras hayan sido calificadas o declaradas como actuación protegida en materia de rehabilitación de viviendas, en los términos previstos en el Real Decreto 1186/1998, de 12 de junio, sobre medidas de financiación de actuaciones protegidas en materia de vivien- da y suelo del Plan 1998-2001 (BOE del 26); en el Real Decreto 1/2002, de 11 de enero, sobre medidas de financiación de actuaciones protegidas en materia de vivienda y suelo del Plan 2001-2005 (BOE del 12); en el Real Decreto 801/2005, de 1 de julio, por el que se aprueba el Plan Estatal 2005-2008, para favorecer el acceso de los ciudadanos a la vivienda, o en el Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre, por el que se regula el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 (BOE del 24).

b) Que las obras tengan por objeto principal la reconstrucción de la vivienda mediante la consolidación y el tratamiento de las estructuras, fachadas o cubiertas y otras análogas, siempre que el coste global de las operaciones de rehabilitación exceda del 25 por 100 del precio de adquisición si se hubiese efectuado la adquisición durante los dos años inmediatamente anteriores al inicio de las obras de rehabilitación o, en otro caso, del valor de mercado que tuviera la vivienda en el momento de dicho inicio. A estos efectos, se descontará del precio de adquisición o del valor de mercado de la vivienda la parte proporcional correspondiente al suelo.

Conceptos que no dan derecho a deducción.

A efectos de la deducción, en ningún caso tienen la consideración de inversión en vivienda habitual los siguientes conceptos:

a) Los gastos de conservación y reparación efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instalaciones y similares.

b) Los gastos de sustitución de elementos tales como instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad y otros.

c) Las mejoras.

d) Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con la vivienda que excedan de dos.

e) La adquisición de plazas de garaje, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y, en general, los anexos o cualquier otro elemento que no constituya vivienda propiamen- te dicha, siempre que se adquieran independientemente de ésta.

Cantidades satisfechas en el ejercicio con derecho a deducción.

Regla general.

Con sujeción al límite de 9.040 euros, establecido con carácter general, la base de la deducción está constituida por el importe satisfecho por el contribuyente en el ejercicio para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual, incluidos los gastos y tributos originados por la adquisición que hayan corrido a cargo del adquirente.

Cuando la adquisición o rehabilitación se realicen con financiación ajena, las cantidades financiadas se entienden invertidas a medida que se vayan amortizando los préstamos obtenidos. En estos supuestos, formarán parte de la base de la deducción tanto la amortización del capital como los intereses y demás gastos derivados de dicha financiación. Dentro de estos últimos pueden citarse, entre otros, los siguientes:

- El coste de los instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés de los préstamos hipotecarios regulados en el artículo decimonoveno de la Ley 36/2003, de 11 de noviembre, de medidas de reforma económica (BOE del 12). En el caso de aplicación de los citados instrumentos de cobertura, los intereses satisfechos por el contribuyente se minorarán en las cantidades obtenidas por la aplicación del citado instrumento.

- Las primas de los contratos de seguro de vida y de incendios, siempre que estén inclui- dos en las condiciones de los préstamos hipotecarios obtenidos para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual.

También forman parte de la base de la deducción, con independencia de la utilización o no de financiación ajena, los gastos y tributos originados por la adquisición que hayan corrido a cargo del adquirente, tales como Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurí- dicos Documentados, IVA, gastos de notaría y registro, gastos de agencia, etc.

Reglas especiales.
Además de la regla general anteriormente comentada, para determinar la base de la deduc- ción, es decir, las cantidades invertidas con derecho a deducción, deben tenerse en cuenta las siguientes reglas especiales:

- Cuando se adquiera una vivienda habitual habiendo disfrutado de la deducción por adquisición de otras viviendas habituales anteriores, no se podrán practicar deducciones por la adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda hasta que el importe invertido en ella exceda de las cantidades invertidas en las anteriores que hubieran gozado de deducción.

- Cuando la transmisión de la vivienda habitual hubiera generado una ganancia patri- monial exenta por reinversión(6), la base de deducción por adquisición o rehabilitación de la nueva vivienda habitual se minorará en el importe de la ganancia patrimonial exenta, no pudiéndose practicar deducciones hasta que el importe invertido supere la suma del precio de adquisición de las viviendas anteriores, en la medida en que hubiera gozado de deducción, más la ganancia patrimonial exenta en la anterior.

De igual modo, cuando la transmisión de la vivienda habitual hubiera generado una ga- nancia patrimonial parcialmente no sujeta por aplicación de la disposición transitoria no- vena de la Ley del Impuesto (por ser la fecha de adquisición anterior a 31 de diciembre de 1994) (7), la deducción por adquisición de la nueva vivienda no podrá comenzar hasta que el importe invertido en la misma no supere las cantidades invertidas en las anteriores viviendas habituales, en la medida en que hubieran gozado de deducción, más la ganancia patrimonial que resulte exenta por reinversión.

Porcentajes de deducción aplicables en el ejercicio 2011

Los porcentajes de deducción aplicables en el ejercicio 2011 en la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual son los que se indican en el cuadro siguiente:



Importante: a partir del 1 de enero de 2007, ya no resultan aplicables los porcentajes incrementados de deducción por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual cuan- do exista financiación ajena.

Los contribuyentes que hubieran adquirido su vivienda habitual con anterioridad a 20 de enero de 2006 utilizando financiación ajena y tuvieran derecho a la deducción por adquisición de vivienda en el ejercicio 2011 conforme a la normativa actualmente vigen- te, podrán aplicar la compensación fiscal que proceda cuando el régimen vigente en la actualidad les resulte menos favorable que el vigente a 31 de diciembre de 2006.(8)





2. CONSTRUCCIÓN O AMPLIACIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL
(Arts. 68.1 y 78.2 Ley IRPF; 55 Reglamento)
Concepto de construcción de vivienda habitual.


A efectos de la deducción, se considera construcción de vivienda habitual cuando el contri- buyente satisfaga directamente los gastos derivados de la ejecución de las obras, o entregue cantidades a cuenta al promotor de las mismas, siempre que finalicen en un plazo no superior a cuatro años desde el inicio de la inversión.

Para el cómputo del plazo de cuatro años ha de tenerse en cuenta:

1.- Fecha de inicio de la inversión.

El cómputo se iniciará a partir de la fecha en la que se satisface la primera cantidad por la que se practica la deducción por inversión en vivienda habitual o, en su caso, por cualquier importe que el contribuyente entregue procedente del saldo de la cuenta vivienda abierta por él mismo.

2.- Fecha de finalización de las obras:

- En los supuestos de autopromoción o autoconstrucción, la fecha de finalización de- berá poder acreditarse por cualquier medio de prueba válido en derecho, cuya valoración corresponde efectuar a los órganos de gestión e inspección de la Administración tributaria. En ausencia de prueba se tomará la fecha de la escritura de declaración de obra nueva.

- En caso de pagos al promotor, la fecha de finalización será la de la adquisición jurídica de la vivienda, es decir, cuando, suscrito el contrato de compraventa, se realice la tradición o entrega de la cosa vendida, sin que sea suficiente el hecho de la terminación de la vivien- da.
Si las obras no fueran terminadas en el plazo de cuatro años, se perderá el derecho a las de- ducciones practicadas por la construcción y se deberá proceder a regularizar la situación.

Ahora bien, una vez realizada dicha regularización, el contribuyente podrá iniciar de nuevo la práctica de la deducción a partir del ejercicio siguiente al último que haya sido objeto de regularización, por las cantidades que, a partir de dicho ejercicio, satisfaga vinculadas con la construcción de su futura vivienda habitual. Con la nueva primera cantidad satisfecha que sea objeto de deducción se entenderá iniciado, nuevamente, el plazo de cuatro años para finalizar las obras de construcción.

No obstante lo anterior, el plazo de cuatro años puede verse ampliado, sin perder el derecho a las deducciones, en las siguientes situaciones:

a) Situación de concurso del promotor de las obras. En estos casos, el plazo queda ampliado automáticamente en otros cuatro años, siempre que el contribuyente que esté obligado a presentar declaración por el IRPF, en el período impositivo en que se hubiese incumplido el plazo inicial, acompañe a la misma tanto los justificantes que acrediten sus inversiones en vivienda como cualquier documento justificativo de haberse producido la referida situación.

b) Cuando se produzcan otras circunstancias excepcionales no imputables al contribuyente, distintas de la anterior, que supongan paralización de las obras.

En estos supuestos, el contribuyente puede solicitar de la Administración tributaria la am- pliación del plazo. La solicitud deberá presentarse en la Delegación o Administración de la Agencia Estatal de Administración Tributaria correspondiente a su domicilio fiscal, durante los treinta días siguientes a la fecha del incumplimiento del plazo.

En la solicitud deberán figurar tanto los motivos que han provocado el incumplimiento del plazo como el período de tiempo que se considera necesario para finalizar las obras de construcción, el cual no podrá ser superior a cuatro años.

A la vista de la solicitud presentada y de la documentación aportada, el titular de la Administración o Delegación de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria decidirá tanto sobre la procedencia de la ampliación solicitada como con respecto al plazo de ampliación, que no tendrá que ajustarse necesariamente al solicitado por el contribuyente. La ampliación concedida comenzará a contarse a partir del día inmediato siguiente a aquel en que se produjo el incumplimiento.

Las solicitudes de ampliación del plazo que no sean resueltas expresamente en el plazo de tres meses, podrán entenderse desestimadas.

Recuerde: para que la vivienda tenga la consideración de habitual debe ser ocupada por el contribuyente en el plazo máximo de doce meses desde la terminación de las obras, salvo que lo impida alguna de las circunstancias excepcionales comentadas anteriormente en el epígrafe “Concepto de vivienda habitual”.

Concepto de ampliación de vivienda habitual.

Se entiende por ampliación de vivienda habitual el aumento de su superficie habitable, produ- cido mediante cerramiento de parte descubierta o por cualquier otro medio, de forma perma- nente y durante todas las épocas del año. Así, dentro de este concepto se entiende comprendida tanto la adquisición de una vivienda contigua como de una vivienda situada en un nivel inme- diatamente superior o inferior, con el fin de unirla a la vivienda habitual y aumentar de esta forma la superficie habitable de la misma.

Conceptos que no dan derecho a deducción.

En ningún caso generan derecho a deducción por construcción o ampliación de la vivienda habitual los siguientes conceptos:

a) Los gastos de conservación y reparación efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instalaciones y similares.

b) Los gastos de sustitución de elementos tales como instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad y otros.

c) Las mejoras.

d) Las plazas de garaje adquiridas conjuntamente con la vivienda que excedan de dos.

e) La adquisición de plazas de garaje, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y, en general, los anexos o cualquier otro elemento que no constituya vivienda propiamente dicha, siempre que se adquieran independientemente de ésta.

Cantidades satisfechas con derecho a deducción.

Con sujeción al límite de 9.040 euros, establecido con carácter general, la base de la de- ducción está constituida por las cantidades satisfechas en el ejercicio, incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del contribuyente y, en el caso de financiación ajena, la amortización, los intereses y demás gastos derivados de la misma. Pueden citarse, entre otros, los siguientes: honorarios de arquitecto y aparejador, licencia de obras, declaración de obra nueva, gastos de notaría y registro, Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, IVA, etc.

Todo ello, sin perjuicio del resultado que arroje la comprobación de la situación patrimonial del contribuyente, en los términos anteriormente comentados.

Porcentajes de deducción.

Los porcentajes de deducción aplicables en el presente ejercicio son los que se indican en el cuadro siguiente:



3.- CANTIDADES DEPOSITADAS EN CUENTAS VIVIENDA
(Arts. 68.1.1o y 78.2 Ley IRPF; 56 Reglamento)


Concepto

Las cuentas vivienda permiten a los contribuyentes aplicar la deducción por las cantidades ahorradas en los ejercicios anteriores a la adquisición, construcción o rehabilitación de la vi- vienda habitual y que vayan a ser destinadas a estos fines. A tal efecto, la normativa reguladora del IRPF considera que se han destinado a la adquisición, construcción o rehabilitación de la vivienda habitual del contribuyente, las cantidades que se depositen en entidades de crédito en cuentas que cumplan los requisitos que a continuación se comentan.

Requisitos de formalización y disposición.

a) Las cantidades deben ser depositadas en entidades de crédito, en cuentas separadas de cualquier otro tipo de imposición, sin que sea necesario que tengan la denominación específica de cuenta vivienda.

b) Cada contribuyente sólo podrá mantener una cuenta vivienda. En caso de matrimonios, ambos cónyuges pueden ser cotitulares de una única cuenta vivienda o cada uno de ellos ostentar la titularidad exclusiva de su respectiva cuenta vivienda.

c) Las cuentas vivienda deberán identificarse separadamente en la declaración del im- puesto consignando el código cuenta cliente (CCC), el titular de la cuenta y la fecha de apertura.

d) Los saldos de la cuenta deben destinarse exclusivamente a la primera adquisición o construcción, o a la rehabilitación de la vivienda habitual del contribuyente.

En consecuencia, es requisito necesario que el contribuyente no haya sido nunca propietario de otra edificación que hubiera constituido su vivienda habitual, tal y como ésta se ha definido a efectos de la deducción por adquisición de vivienda habitual, salvo en el caso de que las canti- dades depositadas en la cuenta vivienda se destinen a la rehabilitación de la misma. En definitiva, la propiedad, plena o compartida, de una vivienda habitual anterior impide la deducción por cantidades depositadas en cuentas vivienda para la adquisición o construcción de vivienda, siendo irrelevante, a estos efectos, el hecho de que el contribuyente no haya practicado deducción por la vivienda anterior.

En el supuesto de rehabilitación, no es necesario que se trate de la primera rehabilitación ni de la rehabilitación de la primera vivienda habitual.
e) Dicho destino ha de materializarse en el plazo de 4 años desde la apertura de la cuenta.

Dentro del plazo de cuatro años para aplicar el saldo de la cuenta vivienda a su finalidad pueden destinarse a la adquisición o construcción de la vivienda habitual otras cantidades que no procedan de la cuenta vivienda, sin perder el derecho a las deducciones practicadas, siempre que finalmente se aplique la totalidad del saldo de la cuenta vivienda en el plazo previsto.

Una vez adquirida jurídicamente la propiedad de la vivienda, las cantidades aportadas a la cuenta vivienda no darán derecho a deducción. La adquisición jurídica de la vivienda se entiende producida, en los supuestos de ejecución directa de la construcción por parte del contribuyente, con la finalización de las obras y, en los supuestos de entregas al promotor, cuando, suscrito el contrato de compraventa, se realice la tradición o entrega de la cosa vendida, que en el caso de inmuebles puede realizarse de múltiples formas: puesta en poder y posesión de la cosa, entrega de las llaves o títulos de pertenencia o el otorgamiento de escritura pública.

Importante: las aportaciones realizadas a cuentas vivienda con posterioridad a la ad- quisición de la vivienda no originan derecho a la deducción.

Base de la deducción.

Con sujeción al límite general de 9.040 euros, la base de la deducción está constituida por las cantidades depositadas en la cuenta vivienda por el contribuyente en el ejercicio.

Porcentajes de deducción.
Los porcentajes de deducción aplicables en el presente ejercicio son los que se indican en el cuadro siguiente:



Pérdida del derecho a las deducciones practicadas.

Una vez practicadas las deducciones por cantidades depositadas en cuenta vivienda, se perderá el derecho a dichas deducciones en los siguientes supuestos:

a) Cuando el contribuyente disponga de cantidades depositadas en la cuenta vivienda para fines diferentes de la primera adquisición o rehabilitación de su vivienda habitual. En caso de disposición parcial, se entenderá que las cantidades dispuestas son las primeras depositadas.

b) Cuando transcurran cuatro años a partir de la fecha en que fue abierta la cuenta, sin que se haya adquirido o rehabilitado la vivienda.

c) Cuando la posterior adquisición o rehabilitación de la vivienda no cumpla las condiciones que determinan el derecho a la deducción por ese concepto.



4. – OBRAS E INSTALACIONES DE ADECUACIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL POR RAZONES DE DISCAPACIDAD
(Arts. 68.1.4o y 78.2 Ley IRPF; 57 Reglamento)


Concepto de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual.

A efectos de la deducción, tienen la consideración de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual las siguientes:

a) Las obras que impliquen una reforma del interior de la vivienda.

b) Las obras de modificación de elementos comunes del edificio que sirvan de paso necesario entre la vía pública y la finca urbana, tales como escaleras, ascensores, pasillos, portales o cualquier otro elemento arquitectónico.

c) Las obras necesarias para la aplicación de dispositivos electrónicos que sirvan para superar barreras de comunicación sensorial o de promoción de la seguridad.

Acreditación de la necesidad de las obras e instalaciones.

Las obras e instalaciones de adecuación deberán ser calificadas como necesarias para la ac- cesibilidad y comunicación sensorial que facilite el desenvolvimiento digno y adecuado de la persona con discapacidad, mediante certificado o resolución expedido por el IMSERSO u ór- gano competente de las Comunidades Autónomas en materia de valoración de discapacidades basándose en el dictamen emitido por los Equipos de Valoración y Orientación dependientes de la misma.

Requisitos subjetivos de la deducción.

Los requisitos subjetivos que deben cumplirse para aplicar esta deducción son los siguientes:

1.- Que la persona con discapacidad sea el propio contribuyente o su cónyuge o un pariente, en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el tercer grado inclusive, que conviva con él.

2.- Que la vivienda esté ocupada por cualquiera de las personas a que se refiere el párrafo anterior a título de propietario, arrendatario, subarrendatario o usufructuario.

Contribuyentes con derecho a deducción

Pueden aplicar la presente deducción los siguientes contribuyentes:

a) Cualquiera de las personas relacionadas en el punto 1o anterior.

b) Los contribuyentes que sean copropietarios del inmueble en el que residan las personas con discapacidad y en el que se realicen las obras de modificación de los elementos comunes del edificio que sirvan de paso necesario entre la finca urbana y la vía pública, tales como es- caleras, ascensores, pasillos, portales o cualquiera otro elemento arquitectónico, así como las necesarias para la aplicación de dispositivos electrónicos que sirvan para superar las barreras de comunicación sensorial o de promoción de su seguridad.

Cantidades invertidas con derecho a deducción.
La base de la deducción está constituida por el importe satisfecho en el ejercicio por el contribuyente (tanto la propia persona con discapacidad como, en su caso, los copropietarios del inmueble) en concepto de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda por razones de discapacidad en los términos anteriormente comentados.

Límite de la deducción (inversión máxima deducible).

El importe máximo de la inversión con derecho a esta deducción está establecido en 12.080 euros anuales, sin que el eventual exceso de las cantidades invertidas sobre dicho importe pueda trasladarse a ejercicios futuros.

Porcentajes de deducción.

Los porcentajes de deducción aplicables en el presente ejercicio son los que se indican en el cuadro de la siguiente página:





CÓMO FUNCIONA LA DEDUCCIÓN ESTATAL CON LA AUTONÓMICA


Una vez determinada las cuotas íntegras, estatal y autonómica, la fase liquidatoria siguiente del IRPF tiene por objeto determinar las respectivas cuotas líquidas, estatal y autonómica (Arts. 67 y 77 Ley del IRPF). Para ello, deben aplicarse sobre el importe de las cuotas íntegras los tres grupos de deducciones siguientes:

1. Deducción por inversión en vivienda habitual.

La deducción por inversión en vivienda habitual se desdobla en dos tramos: uno, estatal y otro, autonómico.

Las Comunidades Autónomas de régimen común pueden aumentar o disminuir los porcentajes autonómicos de esta deducción establecidos en el artículo 78.2 de la Ley del IRPF.

Las Comunidades Autónomas de Cataluña, de las Illes Balears y de la Región de Murcia han aprobado porcentajes autonómicos de deducción propios aplicables en el ejercicio 2011 por los contribuyentes residentes en el territorio de dichas Comunidades. Ahora bien, mientras la Comunidad Autónoma de las Illes Balears y la de la Región de Murcia han fijado porcenta- jes autonómicos idénticos a los establecidos en el antes citado artículo 78.2 de la Ley del IRPF, aplicables en el resto de Comunidades Autónomas de régimen común y en las Ciudades con Estatuto de Autonomía de Ceuta y Melilla que no los han aprobado, en la Comunidad Autónoma de Cataluña los porcentajes autonómicos propios aplicables a los contribuyentes residentes en dicha Comunidad Autónoma presentan especialidades que se detallan más adelante.

A.- El importe de la deducción correspondiente al tramo estatal se aplica en su totalidad a minorar la cuota íntegra estatal.

B.- El importe de la deducción correspondiente al tramo autonómico se aplica en su tota- lidad a minorar la cuota íntegra autonómica.

2. Deducciones generales de normativa estatal.

Estas deducciones, cuya regulación se contiene exclusivamente en la propia Ley del IRPF (Art. 68.2, 3, 4, 5, 6, 7 y disposición adicional vigésima novena) pueden ser aplicadas, con carácter general, por todos los contribuyentes que cumplan los requisitos legalmente exigidos para tener derecho a las mismas, con independencia de la Comunidad Autónoma de régimen común en la que hayan residido durante 2011, con la salvedad de las especialidades que se derivan de la deducción por rentas obtenidas en Ceuta o Melilla.

El importe de estas deducciones, con excepción de la deducción por obras de mejora en la vivienda habitual prevista en la disposición adicional vigésima novena así como en la disposi- ción transitoria vigésima primera de la Ley del IRPF, se reparte de la siguiente forma:

A.- El 50% del importe total se aplica a minorar la cuota íntegra estatal.
B.- El 50% del importe total se aplica a minorar la cuota íntegra autonómica.

Importante: la deducción por obras de mejora en la vivienda habitual se aplica en su totalidad a minorar la cuota íntegra estatal.

3. Deducciones autonómicas.

Las Comunidades Autónomas de régimen común, haciendo uso de las competencias normatvas asumidas en relación con la parte cedida del IRPF, han aprobado deducciones autonómicas que únicamente podrán aplicar los contribuyentes que, cumpliendo los requisitos establecidos para tener derecho a las mismas, hayan residido durante el ejercicio 2011 en sus respectivos territorios.

El importe de estas deducciones se aplica totalmente a minorar la cuota íntegra autonómica.

Importante: la aplicación de las deducciones generales y autonómicas no podrá dar lugar a una cuota líquida negativa. Las deducciones generales que no puedan ser aplicadas por insuficiencia de cuota íntegra estatal, no podrán deducirse de la cuota íntegra autonómica o complementaria. Del mismo modo, las deducciones autonómicas que no puedan ser aplicadas por insuficiencia de la cuota íntegra autonómica, no podrán deducirse de la cuota íntegra estatal.

Finalmente, el contribuyente deberá conservar en su poder los justificantes de las deduc- ciones practicadas para cualquier comprobación por parte de la Administración tributaria, sin que sea necesario que adjunte a su declaración los justificantes de las deducciones practicadas.
En el siguiente cuadro se representa, de forma esquemática, la aplicación de las deducciones generales y autonómicas en el ejercicio 2011.



DEDUCCIONES AUTONÓMICAS

1.- Andalucía
2.- Aragón
3.- Principado de Asturias
4.- Baleares
5.- Canarias
6.- Cantabria
7.- Castilla-La Mancha
8.- Castilla y León
9.- Cataluña
10.- Extremadura
11.- Madrid
12.- Murcia
13.- La Rioja
14.- Comunidad Valenciana

Nota: Esta edición del Manual Práctico Renta y Patrimonio 2011 se cerró el día 28 de marzo de 2012 en base a la normativa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y del Impuesto sobre el Patrimonio publicada hasta dicha fecha con efectos para el ejercicio 2011. Cualquier modificación posterior en las normas de los citados Impuestos aplicables al mencionado ejercicio, deberá ser tenida en cuenta.

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Andalucía – Renta 2011

Por inversión en vivienda habitual que tenga la consideración de protegida y por las personas jóvenes.
1. INVERSIÓN EN VIVIENDA HABITUAL PROTEGIDA

Cuantía de la deducción:

El 2% de las cantidades satisfechas en el período impositivo por la adquisición o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del contribuyente.

Base máxima de la deducción:

La base máxima de la deducción se determinará de acuerdo con lo previsto en la normativa estatal del IRPF para la deducción por inversión en vivienda habitual.

De acuerdo con esta normativa la base máxima de deducción para cada contribuyente será de 9.040 euros.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

La aplicación de la deducción está condicionada al cumplimiento de los mismos requisitos y condiciones exigidos en relación con la deducción general por adquisición de vivienda habitual en la normativa estatal y, además, los siguientes:

1.- Que la vivienda tenga la calificación de protegida de conformidad con la normativa de la Comunidad Autónoma de Andalucía en la fecha de devengo del impuesto (normalmente, el 31 de diciembre de 2011).

2.- Que los ingresos anuales de la unidad familiar en la que se integran el contribuyente no excedan de 5,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) (6), de acuerdo con lo establecido en el artículo 3 del Plan Concertado de Vivienda y Suelo 2008- 2012, regulado por Decreto 395/2008, de 24 de junio, o norma que lo sustituya.

Se consideran ingresos anuales de la unidad familiar los compuestos por la base imponible general y la base imponible del ahorro casillas 455 y 465 de la página 10 de la declaración.

3.- Que la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual se haya iniciado a partir del 1 de enero de 2003. A estos efectos, se entenderá que la inversión en la adquisición o rehabi- litación de la vivienda habitual se inicia en la fecha que conste en el contrato de adquisición o de obras, según corresponda.

2.- INVERSIÓN EN VIVIENDA HABITUAL POR PERSONAS JÓVENES

Cuantía de la deducción:

3% de las cantidades satisfechas en el período impositivo por la adquisición o rehabili- tación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del contribuyente.

Base máxima de la deducción:
La base máxima de la deducción será la que corresponda de acuerdo con lo previsto en la nor- mativa estatal del IRPF para la deducción por inversión en vivienda habitual.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

La aplicación de la deducción está condicionada al cumplimiento de los mismos requisitos y condiciones exigidos en relación con la deducción general por adquisición de vivienda ha- bitual en la normativa estatal, excepto el relativo al requisito de aumento del patrimonio (7) y, además, los siguientes:

1.- Que el contribuyente sea menor de 35 años en la fecha de devengo del impuesto (nor- malmente, el 31 de diciembre de 2011). En caso de tributación conjunta, el requisito de la edad deberá cumplirlo, al menos, uno de los cónyuges o, en su caso, el padre o la madre en el supuesto de familias monoparentales.

2.- Que la suma de las bases imponibles general y del ahorro, casillas 455 y 465 de la página 10 de la declaración, no supere las siguientes cantidades:

- 19.000 euros en tributación individual.
- 24.000 euros en tributación conjunta.

3.- Que la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual se haya iniciado a partir del 1 de enero de 2003. A estos efectos, se entenderá que la inversión en la adquisición o rehabi- litación de la vivienda habitual se inicia en la fecha que conste en el contrato de adquisición o de obras, según corresponda.

Importante: las deducciones por inversión en vivienda habitual protegida y por inver- sión en vivienda habitual por jóvenes comentadas en los números 1 y 2 anteriores son incompatibles entre sí.

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Aragón – Renta 2011

Por adquisición de vivienda habitual por víctimas del terrorismo.
Cuantía de la deducción:


3% de las cantidades satisfechas durante el período impositivo por la adquisición de una vivienda nueva situada en el territorio de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

1.- Que la vivienda nueva esté acogida a alguna modalidad de protección pública de vivienda y que constituya o vaya a constituir la primera residencia habitual del contribuyente.

2.- Que los contribuyentes tengan la consideración de víctimas del terrorismo o, en su defecto y por este orden, su cónyuge o pareja de hecho o los hijos que vinieran conviviendo con los mismos.

Base máxima de la deducción:

La base máxima de esta deducción y las cantidades que la integran serán las establecidas para la deducción por inversión en vivienda habitual en la normativa estatal reguladora del IRPF. (La base de deducción por inversión en vivienda habitual y las cantidades que la integran se comentan en las páginas 442, 447 y s. del Capítulo 16.)

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Asturias – Renta 2011

Por adquisición o adecuación de vivienda habitual para contribuyentes con discapacidad.
Cuantía y requisitos de la deducción:


El 3% de las cantidades satisfechas durante el ejercicio en la adquisición o adecuación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual en el Principado de Asturias del contribuyente que acredite un grado de discapacidad igual o superior al 65 por 100. La aplicación de esta deducción es independiente de la deducción por inversión en vivienda habitual establecida en la normativa estatal del IRPF.

Base máxima de la deducción:

La base de la deducción está constituida por las cantidades satisfechas durante el ejercicio, excepción hecha de la parte de las mismas correspondiente a intereses, con un máximo de 13.664 euros, tanto en tributación individual como en la conjunta.

Otras condiciones para la aplicación de la deducción:

La adquisición de la nueva vivienda o, en su caso, las obras e instalaciones en que la adecua- ción consista, deberán resultar estrictamente necesarias para la accesibilidad y comunicación sensorial que faciliten el desenvolvimiento digno y adecuado de las personas con discapacidad, extremo que deberá ser acreditado ante la Administración tributaria mediante resolución o certificado expedido por la Consejería competente en materia de valoración de discapacidad.

Por adquisición o adecuación de la vivienda habitual para contribuyentes con los que convivan sus cónyuges, ascendientes o descendientes con discapacidad.

Cuantía de la deducción:

El 3% de las cantidades satisfechas durante el ejercicio en la adquisición o adecua- ción de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del contribuyente en el Principado de Asturias, cuando su cónyuge, ascendientes o descendientes acrediten un grado de discapacidad igual o superior al 65 por 100. La aplicación de esta deducción es independiente de la deducción por inversión en vivienda habitual establecida en la normativa estatal del IRPF.

Base máxima de la deducción:

La base de la deducción está constituida por las cantidades satisfechas durante el ejercicio, excepción hecha de la parte de las mismas correspondiente a intereses, con un máximo de 13.664 euros, tanto en tributación individual como en conjunta.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

1.- Que el cónyuge, ascendientes o descendientes convivan con el contribuyente duran- te más de 183 días al año y no tengan rentas anuales, incluidas las exentas, superiores a 7.455,14 euros, cantidad a la que asciende el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) (14) para 2011.

2.- Cuando dos o más contribuyentes tengan derecho a la aplicación de esta deducción respecto de los mismos ascendientes o descendientes para un mismo período impositivo, su importe se prorrateará entre ellos por partes iguales. No obstante, cuando los contribuyentes tengan distinto grado de parentesco con el ascendiente o descendiente, la aplicación de la de- ducción corresponderá a los de grado más cercano.

3.- La adquisición de la nueva vivienda o, en su caso, las obras e instalaciones en que la adecuación consista, deberán resultar estrictamente necesarias para la accesibilidad y comunicación sensorial que faciliten el desenvolvimiento digno y adecuado de las personas con discapacidad, extremo que deberá ser acreditado ante la Administración tributaria mediante resolución o certificado expedido por la Consejería competente en materia de valoración de discapacidad.

Incompatibilidad: Esta deducción es en todo caso incompatible con la deducción anteriormente comentada “Por adquisición o adecuación de vivienda habitual para contribuyentes con discapacidad”. Por tanto, si la inversión es realizada por el propio contribuyente con discapacidad y por familiares que convivan con él, si el contribuyente con discapacidad aplica la deducción, los familiares no podrán aplicarla con independencia de la modalidad de tributación utilizada.

POR INVERSIÓN EN VIVIENDA HABITUAL QUE TENGA LA CONSIDERACIÓN DE PROTEGIDA
Cuantía y requisitos de la deducción:


113 euros por cada contribuyente que tenga derecho a percibir subvenciones o ayudas eco- nómicas para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual que tenga la consideración de protegida, conforme a la normativa estatal o autonómica en la materia.

Cuando dos o más contribuyentes tengan derecho a la aplicación de esta deducción respec- to de los mismos bienes para un mismo período impositivo, su importe se prorrateará entre ellos por partes iguales.

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Baleares – Renta 2011

Por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual por jóvenes (Art. 4 Ley 6/2007, redacción Ley 1/2009).
Cuantía y requisitos para la aplicación de la deducción:


El 6,5% de las cantidades satisfechas para la adquisición, construcción, ampliación o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir su residencia habitual en el territorio de las Illes Balears por contribuyentes con residencia en dicha Comunidad Autónoma que no hayan cumplido los 36 años de edad a la finalización del período impositivo (normalmente, el 31 de diciembre de 2011).

Las cantidades depositadas en cuentas vivienda, sin embargo, no dan derecho a deducción.

Base máxima de la deducción:

La base de la deducción estará constituida por las cantidades satisfechas en el período impo- sitivo para la adquisición, construcción, ampliación o rehabilitación de la vivienda, incluidos los gastos de adquisición a cargo del contribuyente y, en caso de financiación ajena, la amor- tización, los intereses y demás gastos derivados de ésta.

Por su parte, la base máxima de la deducción estará constituida por el importe resultante de minorar la cantidad de 11.000 euros en la suma de las cantidades que constituyan para el con- tribuyente la base de la deducción de la cuota por inversión en vivienda habitual establecida en la normativa estatal del IRPF, excluidas, en su caso, las cantidades destinadas a obras de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad.

Otras condiciones para la aplicación de la deducción:

a) Se entenderá por vivienda habitual aquélla que como tal viene definida en el artículo 68.1.3o de la Ley del IRPF.

b) La aplicación de esta deducción está condicionada a que la suma de la base imponible general y la base imponible del ahorro del contribuyente menos el mínimo del contribu- yente y el mínimo por descendientes, casillas 455 y 465 de la página 10 de la declaración y casillas 675 y 676 de la página 12 de la declaración, respectivamente, no supere las siguientes cuantías:

- 18.000 euros en tributación individual.
- 30.000 euros en tributación conjunta.

c) En caso de tributación conjunta, sólo podrán beneficiarse de esta deducción los con- tribuyentes integrados en la unidad familiar que cumplan todas las condiciones y requisitos exigidos y por el importe de las cantidades que hayan satisfecho efectivamente.

Ejemplo:

Don P.C.A., con residencia habitual en la Comunidad Autónoma de las Illes Balears, ha realizado en el ejercicio 2011 una inversión por adquisición de vivienda habitual por importe de 5.709,61 euros. Asimismo, ha realizado obras de adecua- ción de dicha vivienda por razón de la discapacidad de su hijo en una cuantía de 4.687,89 euros.

El contribuyente cumple todos los requisitos exigidos para aplicar las deducciones generales por adquisición de vivienda habitual y por realización de obras de adecuación por razones de discapacidad, así como la deducción autonómica por adquisición de vivienda.
Determinar el importe de la deducción autonómica.

Solución:
La inversión realizada en la adquisición de la vivienda habitual en el territorio de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears da derecho a la aplicación de la deducción general y autonómica correspondiente a la adquisición de vivienda habitual.

Ahora bien, en la deducción autonómica la base anual máxima está constituida por el importe resultante de minorar 11.000,00 euros en las cantidades que constituyan base por deducción en vivienda habitual en la normativa estatal, excluida la correspondiente a las obras de adecuación de la vivienda por razón de discapacidad. En consecuencia:

Deducción por adquisición de vivienda habitual en las Illes Balears:

- Cantidades invertidas en adquisición de vivienda ……………………………………………. 5.709,61
- Límite de deducción autonómica (11.000,00 – 5.709,61) ………………………………… 5.290,39
Importe de la deducción autonómica (6,5% s/5.290,39) ……………………….. 343,88

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Canarias – Renta 2011

Por inversión en vivienda habitual.
Cuantía de la deducción:

Los contribuyentes podrán deducir el porcentaje que en cada caso corresponda, conforme al siguiente cuadro, de las cantidades satisfechas en el período impositivo por la adquisición de la vivienda que constituya o vaya a constituir su residencia habitual. La adquisición se extiende a la construcción de la vivienda habitual, ampliación de la misma y a las cantidades depositadas en la cuenta vivienda.



El importe de la base imponible general es el que conste reflejado en la casilla 455 de la página 10 de la declaración.

Importante: en declaraciones individuales de contribuyentes fallecidos antes del 31 de diciembre de 2011, se aplicará esta deducción conforme a la redacción vigente hasta la citada fecha que figura transcrita en la página 782 del Apéndice normativo. En dicha redacción podían beneficiarse de la deducción los contribuyentes con un importe de base imponible general inferior a 60.000 euros.

Requisitos y otras condiciones de aplicación:

1.- El concepto de vivienda habitual así como la base máxima de deducción y los restantes requisitos exigidos para la práctica de la deducción son los contenidos en la normativa estatal de la deducción por inversión en vivienda habitual. (23)

2.- Esta deducción no será de aplicación a las cantidades destinadas a la rehabilitación, refor- ma o adecuación por razón de discapacidad, de la vivienda habitual.

3.- Por obras de adecuación de la vivienda habitual por personas con discapacidad.

Cuantía de la deducción:

El 0,75% de las cantidades satisfechas en el período impositivo, por las obras e instalaciones de adecuación a la vivienda por razón de discapacidad.

Requisitos y otras condiciones de aplicación:

El concepto obras o instalaciones de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad así como la base máxima de deducción y los restantes requisitos exigidos para la práctica de la deducción son los contenidos en la normativa estatal de la deducción por inver- sión en vivienda habitual.

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Cantabria – Renta 2011

Por adquisición o rehabilitación de vivienda.
Cuantía y límite máximo de la deducción:


El 10% de las cantidades invertidas en el período impositivo en la adquisición, construcción o rehabilitación de una vivienda con los siguientes límites máximos de deducción:

- 300 euros si constituye la segunda residencia del contribuyente,
- 600 euros anuales si la vivienda adquirida o rehabilitada constituye su residencia habitual.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

1.- Que el contribuyente esté obligado a declarar.

2.- La vivienda objeto de adquisición o rehabilitación deberá estar situada en los municipios que se fijen mediante Orden del titular de la Consejería competente en materia de Hacienda en base a los criterios que en la misma se establezcan.

3.- La aplicación de la deducción exige el cumplimiento de los requisitos que, con carácter general, establece la normativa estatal reguladora del IRPF sobre los conceptos de vivienda habitual, adquisición y rehabilitación de la misma y elementos que integran la base de la deducción aplicable, así como sobre comprobación de la situación patrimonial del contribuyente al finalizar el período de la imposición.

4.- Cada contribuyente obligado a declarar únicamente podrá beneficiarse de esta deducción por una sola vivienda.

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Castilla – La Mancha – Renta 2011

Por cantidades satisfechas por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual o por obras e instalaciones de adecuación de la misma a personas con discapacidad.
Cuantía de la deducción:


El 1% de las cantidades satisfechas en el período impositivo por la adquisición o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del con- tribuyente, así como las satisfechas por las obras e instalaciones realizadas en la vivienda habitual para adecuarla a las personas con discapacidad.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

La deducción está sujeta a los mismos límites, requisitos y circunstancias que, para cada caso, se establecen en el artículo 68.1 de la Ley del IRPF relativo a la deducción por inversión en vivienda habitual, en la redacción del citado artículo vigente a 1 de enero de 2010 y al cum- plimiento de las siguientes condiciones:

1.- Que las inversiones se financien mediante préstamos hipotecarios, en los que el acree- dor sea alguna de las entidades financieras a las que se refiere el artículo 2 de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de Regulación del Mercado Hipotecario.

En el caso de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual a personas con discapacidad, sólo será necesario que la inversión se financie mediante préstamos concerta- dos con las entidades financieras a que se refiere el párrafo anterior.

En el caso en que sólo una parte de la inversión se financie de la forma exigida no se perderá el derecho a la deducción aunque sólo se podrá aplicar la misma sobre las cantidades satisfechas que correspondan al préstamo hipotecario o, si se trata de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual a personas con discapacidad, a cualquier tipo de préstamo concertado con las entidades financieras a que se refiere el artículo 2 de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, de Regulación del Mercado Hipotecario.

2.- Que se consigne el número de identificación del contrato del préstamo con el que se han financiado las inversiones con derecho a la deducción en la casilla 942 del Anexo B.2 de la declaración.

3.- Que la suma de los rendimientos netos obtenida por diferencia entre los ingresos compu- tables y los gastos deducibles, y las ganancias y pérdidas patrimoniales determinadas, con carácter general, por diferencia entre los valores de transmisión y adquisición, correspondien- tes al período impositivo no supere la cuantía de 50.000 euros.

Share