Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Actualidad del mercado inmobiliario


Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Murcia – Renta 2011

Por inversión en vivienda habitual por jóvenes de edad igual o inferior a 35 años (Art. 1o.Uno. 2 Decreto Legislativo 1/2010).
Cuantía de la deducción:


1.- El 3% de las cantidades satisfechas en el ejercicio por la adquisición, construcción, ampliación o rehabilitación de la vivienda que constituya o vaya a constituir la vivienda habitual del contribuyente, incluidos los gastos originados que hayan corrido a cargo del adquirente y, en el caso de financiación ajena, la amortización, los intereses y demás gastos derivados de la misma.

2.- El porcentaje será del 5 por 100 para contribuyentes cuya base imponible general, casilla 455 de la página 10 de la declaración, menos el importe del mínimo personal y familiar, casilla 679 de la página 12 de la declaración, sea inferior a 24.107,20 euros, siempre que la base imponible del ahorro, casilla 465 de la página 10 de la declaración, no supere la cantidad de 1.800 euros.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

Para aplicar esta deducción deberán cumplirse los mismos requisitos y condiciones que se exigen en relación con la deducción general por inversión en vivienda habitual (49) y, además, los siguientes:

1.- Que los adquirentes sean jóvenes con residencia habitual en la Región de Murcia. Tienen dicha consideración los contribuyentes cuya edad sea igual o inferior a 35 años en el momen- to de la fecha de devengo del impuesto (normalmente, el 31 de diciembre de 2011).

2.- Tratándose de adquisición o ampliación de vivienda, debe tratarse de viviendas de nueva construcción. A estos efectos, se considerará vivienda de nueva construcción aquélla cuya adquisición represente la primera transmisión de la misma con posterioridad a la declaración de obra nueva, siempre que no hayan transcurrido tres años desde dicha declaración.

3.- Tratándose de rehabilitación de vivienda, se considerarán las obras en la misma que cumplan los siguientes requisitos:

a) Que hayan sido calificadas o declaradas como actuación protegida en materia de rehabilitación de viviendas en los términos previstos en el Real Decreto 2066/2008, de 12 de diciembre, por el que se regula el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012, o con aquellas normas de ámbito estatal o autonómico que las sustituyan.

b) Los establecidos en la normativa reguladora del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Límites aplicables:

1.- Base máxima de las inversiones con derecho a deducción:
La base máxima de las cantidades satisfechas con derecho a esta deducción estará constituida por el resultado de restar de la cantidad de 9.040 euros (importe anual establecido como límite para la deducción de vivienda habitual contemplada en la normativa estatal), aquellas cantidades que constituyan para el contribuyente la base de dicha deducción estatal, exclui- das, en su caso, las cantidades destinadas a obras de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad, y sin que en ningún caso la diferencia pueda ser negativa.

También resultan aplicables en relación con esta deducción las reglas establecidas en la legis- lación estatal para los casos en que se hayan practicado deducciones por una vivienda habitual anterior o se haya transmitido esta última obteniendo una ganancia patrimonial que se haya considerado exenta por reinversión, así como el requisito de aumento del patrimonio del con- tribuyente, al menos, en la cuantía de las inversiones con derecho a la deducción.

2.- Límite máximo absoluto:
El importe de esta deducción no podrá superar la cuantía de 300 euros anuales, tanto en tributación individual como en conjunta.
Régimen transitorio de la deducción por inversión en vivienda habitual (disposición transitoria segunda de la Ley 7/2011, de 26 de diciembre, de medidas fiscales y de fomento económico en la Región de Murcia).

Contribuyentes que practicaron la deducción en los ejercicios 2001 a 2010: Los contribuyentes que aplicaron las deducciones autonómicas por adquisición de vivienda para jóvenes con residencia en la Comunidad Autónoma en la Región de Murcia, establecidas para los ejercicios 2001 a 2010, podrán aplicar la presente deducción por inversión en vivienda habi- tual por jóvenes, siempre que cumplan los requisitos exigidos para ello y, en particular, el de la edad.

Contribuyentes que practicaron la deducción en los ejercicios 1998 a 2000: Los contribuyentes que practicaron, por la misma vivienda, cualquiera de las deducciones au- tonómicas en el IRPF por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual establecidas para los ejercicios 1998, 1999 y 2000, por las Leyes de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia 13/1997, de 23 de diciembre; 11/1998, de 28 de diciembre y 9/1999, de 27 de diciem- bre, respectivamente, podrán aplicar en el presente ejercicio la siguiente deducción:

1.- 2% de las cantidades satisfechas, siempre que en el supuesto de adquisición, se trate de viviendas de nueva construcción.

2.- 3% de las cantidades satisfechas, siempre que en el supuesto de adquisición, se trate de viviendas de nueva construcción y la base imponible general menos el mínimo personal y familiar del contribuyente, casillas 455 de la página 10 de la declaración y casilla 679 de la página 12, respectivamente, sea inferior a 24.200 euros, siempre que la base imponible del ahorro, casilla 465 de la página 10 de la declaración, no supere los 1.800 euros.

En ambos casos, debe concurrir el requisito regulado en el artículo 1.uno, de la Ley 9/1999, de 27 de diciembre, de la citada Comunidad Autónoma, relativo a que la adquisición de la vivienda habitual fuese de nueva construcción.

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en La Rioja – Renta 2011

Por inversión en adquisición de vivienda habitual para jóvenes.
Cuantía de la deducción:


1.- El 3% de las cantidades satisfechas en el ejercicio en la adquisición de aquella vi- vienda que, radicando en la Comunidad Autónoma de La Rioja, constituya o vaya a constituir la residencia habitual de los contribuyentes que tengan la consideración de “jóvenes” a efectos de esta deducción en los términos que más adelante se comentan.

2.- El 5% de las cantidades satisfechas en el ejercicio en la adquisición de aquella vivienda que, radicando en la Comunidad Autónoma de La Rioja, constituya o vaya a constituir la residencia habitual de los contribuyentes que tengan la consideración de “jóvenes” a efectos de esta deducción en los términos que más adelante se comentan, cuya base liquidable general sometida a tributación según el artículo 56 de la Ley del IRPF no exceda de las siguientes cantidades:

- 18.030 euros en declaración individual.
- 30.050 euros en declaración conjunta, siempre que, además, la base liquidable del ahorro sometida a tributación según el artículo 56 de la Ley del IRPF no supere 1.800 euros.

La determinación de dichas magnitudes se realiza de acuerdo con lo indicado a este respecto en la deducción “Por inversión en la rehabilitación de la vivienda habitual”.

3.- Son, asimismo, deducibles las cantidades depositadas en cuentas vivienda por los mencionados contribuyentes que se destinen por los mismos a la primera adquisición de la vivienda habitual situada en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

Para aplicar esta deducción deberán cumplirse los mismos requisitos y condiciones que se exigen en relación con las deducciones generales por adquisición de vivienda habitual y por aportaciones a cuentas vivienda (53) y, además, los siguientes:

1.- Que los adquirentes sean jóvenes con residencia habitual en la Comunidad Autónoma de La Rioja. Tienen dicha consideración los contribuyentes que no hayan cumplido los 36 años de edad a la finalización del período impositivo (normalmente, el 31 de diciembre de 2011).

2.- La base máxima anual de esta deducción junto con la deducción “por adquisición o rehabilitación de segunda vivienda en el medio rural”, que a continuación se comenta, vendrá constituida por el importe resultante de minorar la cantidad de 9.040 euros en aquellas cantidades que constituyan para el contribuyente base de dicha deducción estatal, excluidas, en su caso, las cantidades destinadas a obras de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad.

3.- La deducción por cantidades depositadas en cuentas vivienda requerirá que el contribu- yente adquiera la vivienda que vaya a constituir su residencia habitual antes de finalizar el año natural en que cumpla los 35 años de edad.

4.- En caso de tributación conjunta, sólo podrán beneficiarse de esta deducción los contribu- yentes integrados en la unidad familiar que tengan la consideración de “joven” en los términos anteriormente comentados, por las cantidades efectivamente invertidas por ellos.

POR ADQUISICIÓN O REHABILITACIÓN DE SEGUNDA VIVIENDA EN EL MEDIO RURAL
Cuantía e importe máximo de la deducción:


El 7% de las cantidades invertidas en la adquisición, construcción, ampliación o rehabilitación de una única segunda vivienda en el medio rural, con un máximo anual de 450,76 euros, siempre que dicha vivienda se encuentre en un municipio distinto al de su vivienda habitual.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

Para aplicar esta deducción deberán cumplirse los mismos requisitos y condiciones estableci- dos, con carácter general, en la normativa estatal reguladora del IRPF sobre los conceptos de vivienda habitual, adquisición y rehabilitación de la misma y elementos que integran la base de deducción aplicable, así como sobre comprobación de la situación patrimonial del contribuyente al finalizar el período de la imposición.

Además deben cumplirse los siguientes requisitos y condiciones:

1.- Que el contribuyente tenga su residencia habitual en la Comunidad Autónoma de La Rioja.

2.- Que la vivienda constituya la segunda residencia del contribuyente.

3.- Que la vivienda esté situada en alguno de los municipios que más adelante se relacionan, siempre que dicho municipio sea diferente al de su vivienda habitual.

4.- La base máxima anual de las deducciones autonómicas para adquisición de vivienda y de segunda vivienda en el medio rural vendrá constituida por el importe resultante de minorar la cantidad de 9.040 euros en aquellas cantidades que constituyan para el contribuyente base de dicha deducción estatal, excluidas, en su caso, las cantidades destinadas a obras de adecuación de la vivienda habitual por razón de discapacidad.

Consignación en la declaración del código correspondiente al municipio.

Los contribuyentes deberán consignar en la casilla 939 del Anexo B.4 el código correspondien- te al municipio en el que esté situada la segunda vivienda, conforme a la siguiente relación:




POR INVERSIÓN EN REHABILITACIÓN DE LA VIVIENDA HABITUAL
Cuantía de la deducción:


1.- El 5% de las cantidades satisfechas en el ejercicio en la rehabilitación de aquella vi- vienda que, radicando en la Comunidad Autónoma de La Rioja, constituya o vaya a constituir la residencia habitual de los contribuyentes que tengan la consideración de “jóvenes” a efectos de esta deducción en los términos que más adelante se comentan.

2.- El 7% de las cantidades satisfechas en el ejercicio en la rehabilitación de aquella vi- vienda que, radicando en la Comunidad Autónoma de La Rioja, constituya o vaya a constituir la residencia habitual de los contribuyentes que tengan la consideración de “jóvenes” a efectos de esta deducción en los términos que más adelante se comentan, cuya base liquidable general sometida a tributación según el artículo 56 de la Ley del IRPF no exceda de las siguientes cantidades:

- 18.030 euros en declaración individual.
- 30.050 euros en declaración conjunta, siempre que, además, la base liquidable del ahorro sometida a tributación según el artículo 56 de la Ley del IRPF no supere 1.800 euros.

La base liquidable general sometida a tributación según el artículo 56 de la Ley del IRPF es el resultado de minorar el importe reflejado en la casilla 620 de la página 11 de la declaración en la cuantía del mínimo personal y familiar que forma parte de la citada base liquidable general y que aparece reflejado en la casilla 680 de la página 12 de la declaración.

Por su parte, la base liquidable del ahorro sometida a tributación según el artículo 56 de la Ley del IRPF es el resultado de minorar el importe reflejado en la casilla 630 de la página 12 de la declaración en la cuantía del mínimo personal y familiar que forma parte de la citada base liquidable del ahorro y que, en su caso, aparecerá reflejado en la casilla 681 de la página 12 de la declaración.

3.- El 2% de las cantidades invertidas por el resto de contribuyentes en el ejercicio en la rehabilitación de aquella vivienda que, radicando en la Comunidad Autónoma de La Rioja, constituya o vaya a constituir su residencia habitual.

4.- En todo caso son, asimismo, deducibles las cantidades depositadas en cuentas vivienda por los mencionados contribuyentes que se destinen por los mismos a la rehabilitación de la vivienda habitual situada en la Comunidad Autónoma de La Rioja, siempre que se cumplan, en relación con dichas aportaciones y finalidades los requisitos de formalización y disposición a que hace referencia la normativa estatal del IRPF. (55)

Importante: los diferentes porcentajes son incompatibles entre sí, así como los por- centajes que resulten de aplicación cuando se trate de cantidades depositadas en cuentas vivienda.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

Para aplicar esta deducción deberán cumplirse los requisitos y condiciones que, con carácter general, establece la normativa estatal reguladora del IRPF sobre los conceptos de vivienda habitual, rehabilitación de la misma y elementos que integran la base de la deducción aplicable así como comprobación de la situación patrimonial del contribuyente al finalizar el período de la imposición.

Particularmente, regirán los límites de deducción establecidos en la normativa estatal reguladora del impuesto para los supuestos de adquisición o rehabilitación de vivienda habitual habiendo disfrutado de deducción por otras viviendas habituales anteriores y de adquisición o rehabilita- ción de vivienda habitual tras la enajenación de la vivienda habitual previa con generación de una ganancia patrimonial exenta por reinversión.

Además, deberán cumplirse los siguientes requisitos y condiciones:

1.- La base máxima de esta deducción se establece en 9.040 euros, importe máximo aproba- do por la Ley del IRPF como base máxima de la deducción por inversión en vivienda habitual.

2.- Para que los contribuyentes que realicen la inversión en rehabilitación de vivienda habitual tengan derecho a la aplicación de los porcentajes del 5 ó 7 %, será necesario que tengan la consideración de “jóvenes” con residencia habitual en la Comunidad Autónoma de La Rioja. Tienen dicha consideración los contribuyentes que no hayan cumplido los 36 años de edad a la finalización del período impositivo (normalmente, el 31 de diciembre de 2011).

3.- Así pues, en caso de tributación conjunta, sólo podrán beneficiarse de la deducción del 5 ó 7 % los contribuyentes integrados en la unidad familiar que tengan la consideración de “joven” en los términos anteriormente comentados, por las cantidades efectivamente invertidas por ellos, sin perjuicio de que el otro contribuyente tuviera derecho a la aplicación del porcen- taje de deducción general del 2%.

Share

Friday, 13 April 2012

Deducción por vivienda habitual en Comunidad Valenciana – Renta 2011

POR ADQUISIÓN O REHABILITACIÓN DE VIVIENDA HABITUAL CON UTILIZACIÓN DE FINANCIACIÓN AJENA
Cuantía de la deducción:


1.- El 3,3%, dentro de los dos años siguientes a la adquisición o rehabilitación.
2.- El 1,65%, después de los dos años siguientes a la adquisición o rehabilitación.

En ambos casos, dichos porcentajes se aplicarán sobre las cantidades satisfechas, incluidos los gastos originados por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual que hayan corrido a cargo del adquirente, así como el principal amortizado, los intereses, el coste de los instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés variable en los préstamos hipotecarios regulados en el artículo 19 de la Ley 36/2003, de 11 de noviembre, de medidas de reforma económica (BOE del 12) y demás gastos de la financiación ajena.

En caso de aplicación de los citados instrumentos de cobertura, los intereses satisfechos por el contribuyente se minorarán en las cantidades obtenidas por aplicación del citado instrumento.

A efectos de determinación de la base de deducción, quedan excluidas las siguientes cantidades invertidas:

a) Las que no superen las cantidades invertidas en viviendas habituales anteriores, en la medida en que hubieran sido objeto de la deducción estatal por inversión en vivienda habitual o de la presente deducción.
b) Las que no superen el importe de la ganancia patrimonial exenta por reinversión conforme a la normativa estatal reguladora del impuesto.

Base máxima de la deducción:

En los términos anteriormente comentados, la base máxima de esta deducción no podrá supe- rar la cuantía de 4.507,59 euros anuales, tanto en tributación individual como en tributación conjunta.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

1.- Que exista utilización de financiación ajena. Se entenderá que se utiliza financiación ajena cuando concurran los siguientes requisitos:

a) Que el importe financiado del valor de adquisición o rehabilitación de la vivienda supon- ga, al menos, un 50 por 100 de dicho valor. En el caso de reinversión por enajenación de la vivienda habitual el porcentaje del 50 por 100 se entenderá referido al exceso de inversión que corresponda.
b) Que durante los tres primeros años no se amorticen cantidades que superen en su conjunto el 40 por 100 del importe total solicitado.

2.- Que la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual se haya realizado desde el 20 de enero de 2006, inclusive.

3.- Los conceptos de vivienda habitual y de adquisición y rehabilitación de la misma son los recogidos en la normativa estatal reguladora del IRPF.

4.- La deducción no será de aplicación a las cantidades destinadas a la construcción o ampliación de la vivienda habitual ni a las depositadas en cuenta vivienda.

Compatibilidad: La presente deducción es compatible con la deducción “Por primera adquisición de su vivien- da habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años” y “Por cantidades destinadas a la adquisición de vivienda habitual por discapacitados”, que a continuación se comentan. Por primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años.

Cuantía de la deducción:
El 5% de las cantidades satisfechas durante el período impositivo para la primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años, con excepción de la parte de dichas cantidades que correspondan a intereses.

A estos efectos, conforme a la normativa estatal reguladora del impuesto se asimilan a la adquisición de vivienda habitual la construcción o ampliación de la misma.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

Además de los requisitos establecidos con carácter general en la normativa estatal que regula la deducción por inversión en vivienda habitual, para la aplicación de esta deducción autonó- mica deberán cumplirse también los siguientes:

1.- Que se trate de la primera adquisición de su vivienda habitual.

2.- Los conceptos de vivienda habitual y de adquisición de la misma son los recogidos en la normativa estatal reguladora del IRPF.

3.- Que la edad del contribuyente, a la fecha de devengo del impuesto (normalmente, el 31 de diciembre de 2011), sea igual o inferior a 35 años.

4.- Que la suma de la base imponible general y de la base imponible del ahorro, casillas 455 y 465 de la página 10 de la declaración, no sea superior a 14.910,28 euros, equivalente a dos veces el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM)(67), tanto en tributación individual como en tributación conjunta.

En declaraciones individuales de contribuyentes fallecidos en un día distinto al 31 de diciem- bre, el importe de 14.910,28 euros deberá prorratearse en función de la duración del período impositivo. En tributación conjunta, únicamente tendrán derecho a esta deducción los contribuyentes integrados en la unidad familiar que, habiendo satisfecho cantidades con derecho a la misma, cumplan individualmente los requisitos anteriormente señalados, si bien el límite de 14.910,28 euros se referirá a la tributación conjunta.

Compatibilidad:
Esta deducción es compatible con la deducción anterior “Por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena” y con la siguiente “Por adquisición de vivienda habitual por discapacitados”.

POR ADQUISICIÓN DE VIVIENDA HABITUAL POR DISCAPACITADOS
Cuantía de la deducción:


El 5% de las cantidades satisfechas durante el período impositivo para la adquisición de la vivienda habitual por contribuyentes con discapacidad física o sensorial, en grado igual o superior al 65%, o psíquica, en grado igual o superior al 33 por 100, con excepción de la parte de dichas cantidades que correspondan a intereses.

A estos efectos ha de tenerse en cuenta que, conforme a la normativa estatal reguladora del impuesto, se asimilan a la adquisición de vivienda habitual la construcción o ampliación de la misma y que la condición de discapacitado deberá acreditarse mediante el correspondiente cer- tificado expedido por los órganos competentes en materia de servicios sociales de la Generalitat Valenciana o por los órganos correspondientes del Estado o de otras Comunidades Autónomas. También será aplicable la deducción, aunque la discapacidad no alcance dichos grados, cuando se declare judicialmente.

Los conceptos de vivienda habitual y de adquisición de la misma son los recogidos en la nor- mativa estatal reguladora del IRPF.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

Además de los requisitos establecidos con carácter general en la normativa estatal que regula la deducción por inversión en vivienda habitual, para la aplicación de esta deducción autonómica deberán cumplirse también los siguientes

1.- Que la suma de la base imponible general y de la base imponible del ahorro, casillas 455 y 465 de la página 10 de la declaración, no sea superior a 14.910,28 euros, cantidad equivalente a dos veces el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM), tanto en tributación individual como en tributación conjunta.

En declaraciones individuales de contribuyentes fallecidos en un día distinto al 31 de diciem- bre, el importe de 14.910,28 euros deberá prorratearse en función de la duración del período impositivo. En tributación conjunta, únicamente tendrán derecho a esta deducción los contribuyen- tes integrados en la unidad familiar que, habiendo satisfecho cantidades con derecho a la misma, cumplan individualmente los requisitos anteriormente señalados, si bien el límite de 14.910,28 euros se referirá a la tributación conjunta.

Compatibilidad: Esta deducción es compatible con las deducciones anteriores “Por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena” y “Por primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años”.

POR CANTIDADES DESTINADAS A LA ADQUISICIÓN O REHABILITACIÓN DE VIVIENDA HABITUAL, PROCEDENTES DE AYUDAS PÚBLICAS
Cuantía de la deducción:


102 euros por contribuyente.

Requisitos y otras condiciones para la aplicación de la deducción:

Además de los requisitos establecidos con carácter general en la normativa estatal que regula la deducción por inversión en vivienda habitual, para la aplicación de esta deducción autonómica deberán cumplirse también los siguientes:

1.- Que, durante el período impositivo, el contribuyente haya destinado efectivamente a la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual las cantidades procedentes de una subvención concedida a tal fin por la Generalitat Valenciana.

Las cantidades se entenderán efectivamente destinadas a adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual de acuerdo con las reglas de imputación temporal de ingresos establecidas en la normativa estatal reguladora del IRPF (70). Cuando las ayudas se imputen en varios períodos impositivos, el importe de la deducción se prorrateará entre los ejercicios en que se produzca tal imputación. Por su parte, los conceptos de vivienda habitual y rehabilitación de la misma son los establecidos en la citada normativa.

2.- En caso de rehabilitación, ésta deberá ser calificada como actuación protegible, de confor- midad con la normativa reguladora de este tipo de actuaciones vigente en cada momento.

Incompatibilidad: Esta deducción es incompatible, para las mismas cantidades, con la deducción “Por adquisi- ción o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena”; “Por primera adquisición de su vivienda habitual por contribuyentes de edad igual o inferior a 35 años” y con la deducción “Por adquisición de vivienda habitual por discapacitados”, comentadas anteriormente.

Requisito conjunto: La aplicación de las deducciones “Por adquisición o rehabilitación de vivienda habitual con utilización de financiación ajena”; “Por primera adquisición de su vivienda habitual por con- tribuyentes de edad igual o inferior a 35 años”; “Por adquisición de vivienda habitual por discapacitados”; “Por cantidades destinadas a la adquisición o rehabilitación de vivienda ha- bitual, procedentes de ayudas públicas” y “Por cantidades destinadas a inversiones para el aprovechamiento de fuentes de energía renovables en la vivienda habitual”, requerirá que el importe comprobado del patrimonio del contribuyente al finalizar el período impositivo exceda del valor que arrojase su comprobación al comienzo del mismo en, al menos, la cuantía de las inversiones realizadas.

A estos efectos, no se computarán los incrementos o disminuciones de valor experimentados durante el citado período impositivo por los elementos patrimoniales que al final del mismo sigan formando parte del patrimonio del contribuyente.

Share

Tuesday, 3 April 2012

Una alternativa cooperativista para los van a perder su casa

Eduardo LlarenaUna de las peores consecuencias de la crisis, quizás de los puntos que más difícil explicación tienen consiste en aquellos casos en que los compradores de vivienda, después de ver cómo pierdan sus casas por no poder pagarlas, sin embargo permanecen como deudores de la entidad financiera que les prestó dinero para adquirir la casa. Parecería razonable pensar que la pérdida de la vivienda supone suficiente castigo, pero sin embargo hay consumidores que aparte de sufrir esa situación se encuentran debiendo más dinero al banco, y teniendo nóminas u otros bienes embargados hasta satisfacer unas deudas que con los intereses y gastos alcanzan proporciones sencillamente inasumibles.

Este es uno de los temas que más preocupan a los ciudadanos, y que no está encontrando respuesta en las medidas legislativas.

Para hacer frente a estas situaciones hay consumidores que se están agrupando tratando de encontrar soluciones conjuntas que les permitan salir del atolladero. Recientemente ha llegado a mi conocimiento una interesante alternativa consistente en la formación de una cooperativa que pretende dar solución a estos problemas en sus dos vertientes, por un lado la necesidad de vivienda para las personas que se han visto desalojadas de su casa y, simultáneamente, encontrar una solución financiera a la cuestión de la deuda pendiente. El movimiento nace vinculado a la Cooperativa Integral Catalana.

EdificioEn cuanto a la primera cuestión (solucionar la necesidad de vivienda) la idea lanzada trata básicamente de organizar una cooperativa. Por un lado las personas que se encuentran en una ejecución hipotecaria o próximas a ella y que van a perder su vivienda, proceden a alquilar los pisos a la entidad cooperativa, que a su vez cede el uso a una persona que ya ha perdido su casa, y por otro lado el dueño de esta vivienda recibe la cesión del uso de otro piso cuya propiedad habría perdido o estaría a punto de hacerlo otro miembro de la cooperativa. Evidentemente en el propio piso es difícil quedarse pues el adjudicatario puede echar al antiguo dueño, pero a este adjudicatario le resultará mucho más complicado desalojar a un arrendatario que ha entrado con un contrato de alquiler válido. Esta idea tiene posibilidades de prosperar siempre que se fije un precio de renta solamente un poco más bajo que el de mercado y un plazo de cinco años o un poco más largo, con lo cual se ofrecen pocas armas al adjudicatario del piso en la subasta para alegar fraude. Se trata de utilizar una vía legal defendible en los tribunales, a diferencia de otro planteamiento lanzado por otro grupo de alquilar los pisos que se van a subastar por una renta de un euro y por un tiempo muy largo, circunstancias que permitirán al adjudicatario resolver el alquiler alegando un fraude que resulta evidente.

Para poner esta idea en funcionamiento se necesita una organización básica y que las diferentes personas afectadas se pongan en contacto, pero la creación de una cooperativa de este tipo puede limitar los terribles efectos que las ejecuciones hipotecarias en masa están produciendo. Además la organización que vaya surgiendo, si adquiere cierto número de personas, puede permitir negociar con las entidades financieras fórmulas para conservar el uso de la vivienda o recuperarlo en el futuro; es decir, abre la puerta a una situación donde el consumidor al no estar absolutamente aislado, tendrá un poco más de poder negociador.

Respecto a la segunda cuestión, la solución del problema financiero de la deuda pendiente tras la pérdida de la casa, la idea lanzada por este grupo no me parece tan viable, aunque por una valoración económica ajena a mi profesión jurídica, por lo que mi opinión podría no ser correcta. Se trataría aquí de comprar la deuda hipotecaria por paquetes. Las entidades financieras transmiten los créditos impagados en grupos por unos precios muy inferiores al valor de la deuda; así que resulta habitual que otros especuladores adquieran estos paquetes de deuda y se pongan a ejecutar aquellos créditos en los que esperan obtener un negocio. La idea que plantea este grupo consiste en formando grupos de consumidores afectados, confiar en encontrar algunos especuladores bien intencionados que adquieran los paquetes de deuda y luego alcanzar acuerdos con ellos sobre el pago o la liquidación de los créditos. Las dos objeciones que se me ocurren tienen que ver con la dificultad de encontrar un “especulador de buena fe” dispuesto a dejar de ganar, y luego en que al final la propia cooperativa podría convertirse en acreedor hipotecario y acabar actuando como cualquier otro echando a los consumidores de los pisos. De todas formas y aunque no puedo plantear una solución alternativa a este problema, creo que la idea esencial de buscar una agrupación de deudores puede dar lugar a alguna solución sobre las deudas pendientes tras la pérdida de las viviendas.

Eduardo Llarena
Abogado con despacho abierto en Móstoles (Madrid) desde 1991.
Web: www.asistencialegal.net
Blog: asistencialegal1.blogspot.com
Teléfono: 91 613 90 08

Share

Thursday, 29 March 2012

Desciende casi un 18% la construcción de vivienda libre

En 2011 se iniciaron 51.956 viviendas libres, un 17,6% menos que las que lo hicieron durante 2010, según acaba de hacer público el Ministerio de Fomento. En el cuarto trimestre del pasado año la cifra fue de 10.286 viviendas libres, lo que supone un descenso del 16,3% con respecto al tercer trimestre y una bajada en tasa interanual del 25,7%. Durante 2011 se terminaron 121.043 viviendas libres, lo que supone un descenso del 44,6% respecto a 2010. En los últimos tres meses de 2011 se finalizaron 30.271 viviendas libres, lo que representa un descenso en tasa interanual del 34,2% y un aumento intertrimestral del 3,3%.



En 2011 el número de viviendas libres iniciadas por cada 100.000 habitantes fue superior a 250 en las comunidades autónomas de Navarra y País Vasco y en la ciudad autónoma de Melilla. En cuanto al número de viviendas libres terminadas por cada 100.000 habitantes durante 2011, las comunidades/ciudades autónomas donde la cifra superó las 500 fueron La Rioja, Melilla y Castilla-La Mancha.

Cinco son las comunidades autónomas que concentraron el 55,23% de las viviendas libres iniciadas en 2011: Andalucía, Madrid, Cataluña, Castilla y León y País Vasco. Cataluña, Andalucía, Castilla y León y Castilla-La Mancha son las comunidades autónomas donde se terminaron un 50,96% del total de viviendas libres finalizadas en 2011.

Un 42,2% menos de viviendas protegidas

En el último trimestre del 2011 se calificaron provisionalmente 8.330 viviendas protegidas, un 58,6% menos que en el mismo trimestre de 2010, y un 47,8% más que en el tercer trimestre de 2011. Durante 2011 se calificaron provisionalmente 35.001 viviendas protegidas, lo que supone un descenso del 42,2% respecto a las que se calificaron en 2010.

Entre octubre y diciembre de 2011 se calificaron definitivamente 21.590 viviendas protegidas, lo que supone un aumento del 9,2% en tasa interanual y del 81,8% en tasa intertrimestral. Las viviendas protegidas calificadas definitivamente durante 2011 fueron 58.308, lo que apenas supone variación respecto a las 58.311 viviendas que se calificaron definitivamente en 2010.

El 69,4% de las calificaciones provisionales en 2011 pertenecía al Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación. En el caso de las calificaciones definitivas este porcentaje fue del 72,8%.

En 2011 las comunidades/ciudades autónomas donde hubo más de 200 calificaciones provisionales por cada 100.000 habitantes fueron Navarra, Ceuta y País Vasco. En estas mismas comunidades/ciudades y Madrid, el número de calificaciones definitivas por 100.000 habitantes fue mayor de 300. El 50,09 % de las calificaciones provisionales en España en 2011 se dieron en Madrid, Andalucía y País Vasco. Mientras que en Madrid, Andalucía y Cataluña se dieron el 52,71% de las calificaciones definitivas.

Rehabilitación protegida de viviendas

En el cuarto trimestre de 2011 hubo 9.769 solicitudes de rehabilitación de viviendas, lo que supone un aumento del 46,2% en tasa intertrimestral y un descenso del 28% interanual. En los últimos tres meses de 2011 el número de aprobaciones provisionales de rehabilitación fue de 31.377. En relación al tercer trimestre de 2011 esto supone un aumento de 147,6% y un descenso del 4,2% interanual. Entre octubre y diciembre del año 2011 hubo 21.366 aprobaciones de rehabilitación definitivas, un 13,2% más que las registradas en el cuarto trimestre de 2010 y un 60,9% más que las aprobaciones definitivas que se produjeron en el tercer trimestre de 2011.

Durante 2011 hubo 34.364 solicitudes de rehabilitación, se aprobaron provisionalmente 77.275 y 80.585 viviendas obtuvieron la aprobación definitiva, todo esto, si comparamos con 2010, supone unos descensos del 30,7%, del 11,3% y un aumento del 33% respectivamente.

Durante 2011 Cantabria, Ceuta, La Rioja y Aragón fueron las comunidades/ciudades autónomas donde el número total de aprobaciones provisionales por rehabilitación por cada 100.000 habitantes fue mayor a 500. En cuanto a las aprobaciones definitivas, estas mismas comunidades/ciudades fueron las que presentaron cifras mayores a 500 aprobaciones por cada 100.000 habitantes.

Las comunidades autónomas que acumularon un número mayor de aprobaciones provisionales en 2011 fueron Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia y Aragón. Concentraron un 58,1% de todas las aprobaciones provisionales. Cataluña, Aragón, Madrid y Castilla y León son las comunidades autónomas que concentraron el 57,32% del total de aprobaciones definitivas de 2011.

Fuente: Ministerio de Fomento
La estadística de vivienda protegida y rehabilitación protegida de vivienda se obtiene a partir de la información que proporcionan los departamentos de las comunidades autónomas encargados de la política de vivienda. La estimación del número de viviendas libres iniciadas y terminadas se obtiene por métodos indirectos a partir de las viviendas contenidas en los proyectos de ejecución visados por los Colegios de Arquitectos.

Share

Tuesday, 27 March 2012

La Hipoteca, esa rara avis

Edificio PisosLa firma de hipotecas suma números irrisorios. Durante el pasado mes de enero se firmaron 29.167 hipotecas para la compra de casa, un 41,3% menos que en el mismo periodo de 2011, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La historia se repite. El mercado hipotecario ha arrancado 2012 por el mismo camino de ‘números rojos’ con el que cerró 2011 (-32%).

Menos y más baratas

El importe medio de los nuevos préstamos sellados sobre viviendas asciende a 107.217 euros, un 9,5% menos que en 2011 y 3,2% más que en el mes precedente. En total, durante enero las entidades financieras otorgaron 3.127 millones de euros de financiación para la adquisición de casa. Cantidad que supone un descenso del 46,9% interanual y un aumento del 22,3% intermensual.

En el conjunto del mercado, fincas tanto urbanas como rústicas, se concedieron un total de 47.435 hipotecas, lo que significa un descenso del 37,1% respecto a 2011, mientras que el importe subió el 5% y se situó en 122.973 euros. En enero, el importe total de los créditos hipotecarios sobre fincas fue de 5.833 millones de euros, el 34% menos, de los que 5.308 millones correspondieron a fincas urbanas (-35,3%) y 525 a rústicas (-15,6%).

Los bancos concentraron el 64,7% de los préstamos, mientras que las cajas de ahorro concedieron el 18,9% y el resto de entidades financieras, el 16,4%. En cuanto al capital prestado, en enero, los bancos concedieron el 67,6% del total; las cajas, el 18,2%, y otras entidades, el 14,2%. El tipo de interés medio aplicado fue del 4,42%, superior en un 19,1% al de enero de 2011 y en un 1,6% al de diciembre de ese año. Por entidades, las cajas concedieron las hipotecas a un interés medio del 4,37% y un plazo de 23 años, mientras que los bancos dieron sus préstamos a 21 años y con un interés medio del 4,55%. El 92,8% de las hipotecas constituidas se firmó a un tipo de interés variable, con el Euribor como principal referente (87,8 %), en tanto que el 7,2% optó por un tipo fijo.

Más información
El Mundo:
La concesión de hipotecas empieza 2012 en caída libre

Share

Friday, 23 March 2012

El espejismo de la dación en pago

Eduardo LlarenaEl pasado día 10 de marzo se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 6 / 2012 llamado “de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos”. Se ha vendido como la regulación de la “dación en pago”, pero ¿estamos en presencia de la dación en pago esperada ansiosamente por los consumidores de productos bancarios para poner solución a los problemas de pago de créditos en esta situación de crisis? Realmente no; la dación en pago se ha configurado, de conformidad con las entidades financieras que siempre se han opuesto a esta fórmula, como la última solución, manteniendo abiertas las puertas para que los bancos utilicen otras vías que les permitan seguir cobrando intereses, y ahogando financieramente a las familias.

El problema que acucia a muchas familias que tienen graves dificultades para hacer frente a los pagos de su hipoteca no consiste solamente en el hecho de perder su vivienda, sino que después de haberla perdido aún van a seguir debiéndole dinero a la entidad financiera, lo que va a dificultar enormemente su acceso a otros créditos, a tarjetas y, más grave aún, es que pueden tener sus nóminas u otros bienes embargados durante años por no haber podido pagar las viviendas que ya perdieron.

Dado que el banco tiene la posibilidad de quedarse con el piso por el 60% del valor de tasación, sucede con frecuencia que después de perdida la casa resta deuda pendiente.
Lo que los consumidores esperaban de los poderes legislativo y ejecutivo era un cambio normativo que, al igual que sucede en otros países, implique que si se pierde la casa y las cantidades pagadas previamente, al menos la deuda quede cancelada.

La nueva legislación no cumple las expectativas de los consumidores, pues esta dación en pago solamente se va a poder aplicar a muy pocos casos.

Para que un consumidor se pueda acoger a la dación en pago hace falta cumplir varios requisitos:

1- Solo se aplica a la vivienda habitual.
2- Ninguno de los miembros de la unidad familiar (deudor con cónyuge e hijos dependientes) ha de percibir rentas del trabajo o de actividades económicas. Todos en paro. No se dice nada de aquellos que perciben rentas del capital o de arrendamientos urbanos.
3- Que la cuota hipotecaria (el importe de la cuota a pagar) debe superar el 60% de los ingresos netos que perciba el conjunto de la unidad familiar.
4- Que la unidad familiar carezca de otros bienes con los que pagar.
5- Que se tratara de un crédito para comprar la única vivienda de propiedad del deudor.
6- Que el préstamo no tenga otras garantías. Si hay avalistas éstos también han de estar todos en paro, no tener otros bienes y la cuota superar el 60% de sus ingresos.

Pero aún cumplidos estos requisitos el banco, antes de aceptar la dación en pago, tiene la facultad de reducir los intereses moratorios, estableciendo un periodo de carencia. Y si aún con esto no fuera suficiente, el banco aún podrá reducir el importe total de la deuda antes de aceptar la dación en pago.

Es decir el objetivo real de la nueva norma consiste en mantener el cobro de intereses salvo que ello sea, ahora o en el futuro, absoluta y completamente imposible, concediendo entonces como favor lo que debería ser un derecho.

Como con los anteriores requisitos aún podría caber alguna posibilidad de acceder a la dación en pago, la norma dispone nuevos obstáculos, exigiendo que las viviendas objeto de dación en pago deberán haber sido adquiridas por debajo de un determinado precio. Por ejemplo en Móstoles la vivienda habrá debido ser adquirida por debajo de 150.000 euros. Esto reduce muchísimo el campo de aplicación, pues en el año 2006 ese era el precio mínimo de un apartamento minúsculo y muy viejo; hasta un piso en una cuarta planta sin ascensor era más caro de 150.000 euros.

Y por último, se permite a las entidades financieras sumarse o no a esta legislación. Estamos ante una norma voluntaria para las entidades financieras. Naturalmente todas han corrido a sumarse, porque queda bien a efectos publicitarios, dado que a nada les va a obligar, pues realmente las personas que entreguen su piso en dación en pago son las que nunca hubieran pagado la deuda, y así el banco se ahorra un pleito.

En fin, aún queda por ver el viaje que da la iniciativa legislativa popular prevista para una auténtica dación en pago y no el simulacro presentado, pero vistos los antecedentes, cuando en la anterior legislatura los dos partidos mayoritarios se opusieron a los proyectos presentados, seguramente los intereses de los ciudadanos consumidores no van a quedar amparados de ninguna manera.

En resumen, no es esto lo que están pidiendo los consumidores acogotados por deudas que no pueden pagar y que los va a sumergir en un estado de morosidad permanente.

Eduardo Llarena
Abogado con despacho abierto en Móstoles (Madrid) desde 1991.
Web: www.asistencialegal.net
Blog: asistencialegal1.blogspot.com
Teléfono: 91 613 90 08

Share

Thursday, 22 March 2012

Las ejecuciones hipotecarias atacan fuerte a Valencia, Murcia y Canarias

Las ejecuciones hipotecarias han pegado especialmente fuerte en la Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias durante los últimos cinco años. En la Comunidad Valenciana diez de cada 840 habitantes sufrió una ejecución hipotecaria. En Murcia y Canarias, la media mejora ligeramente, hasta diez de cada 840 personas afectadas y diez de cada 1.170 personas, respectivamente.

Aunque en Cataluña y Andalucía hubo más ejecuciones hipotecarias, 62.035 y 63.880 respectivamente, su ratio es inferior a la de la Comunidad Valenciana que suma 61.055 ejecuciones hipotecarias. En los últimos cinco años se han contabilizado un total de 328.687 ejecuciones hipotecarias, según Expansión que ha elaborado una gráfica apoyándose en datos del INE desde 2007.

En la otra punta aparece el País Vasco, donde tan solo diez de cada 4.470 habitantes, se vio afectado por una ejecución hipotecaria, o en Galicia, donde perjudicó a diez de cada 3.670 habitantes.

Ejecuciones Hipotecarias - INE y Expansion

Fuente: INE y Expansión / Datos desde 2007

Más información:
Expansión:
Valencia, Murcia y Canarias son las comunidades más afectadas por las ejecuciones hipotecarias

Share

Wednesday, 21 March 2012

Cómo ampliar visualmente el espacio utilizando los materiales adecuados

Doris Soro ToránNuestra vivienda tiene pocos metros; no están mal distribuidos, ni mal aprovechados … no, la realidad es que el espacio escasea, ¿cómo hacer que parezca más grande de lo que es?

Los materiales que elegimos para vestir nuestra casa son en gran parte responsables de la percepción que tenemos de los espacios. Veamos cuáles son los más adecuados para ampliar visualmente el espacio y cómo utilizarlos.

• Los suelos de maderas claras, como el arce o el abedul, así como los nuevos tonos decapados, amplían el espacio y crean más luminosidad.

Si el suelo es de madera, utilizar correctamente la dirección en la que se colocan las lamas nos ayudará a alargar o ensanchar un espacio. La habitación “crecerá” visualmente en la dirección longitudinal de la lama. Aunque los instaladores recomienden que esta dirección longitudinal coincida con la de la entrada de la luz o con la dirección de entrada a la casa, la influencia en la percepción del espacio es tan fuerte, que merece la pena que sea nuestro principal condicionante.

• Los acabados pulidos y los tonos claros amplían e iluminan. En esta línea, son perfectos el mármol travertino pulido, o los porcelánicos de colores claros, por citar algunos.

• Las piezas de pequeño formato son ideales para agrandar espacios de pocos metros. Por ello, para los baños es ideal el gresite, aunque hay que tener cuidado con que no destaque demasiado la lechada de las uniones, para no producir un efecto de desorden que dará el resultado contrario.

• Los juegos de perspectivas contribuyen a agrandar ópticamente el espacio, y más si hay gran contraste de tonos. Por ello, las baldosas en damero blanco y negro, colocadas en diagonal son perfectas para cocinas pequeñas.

Utiliza materiales con acabados lisos, nada de relieves ni rugosidades. El gotelé es un claro ejemplo de lo que no hay que hacer. Eliminarlo a favor de un acabado de pared liso, no sólo amplía el espacio, sino que aporta luminosidad.

Doris Soro Torán
INTERIORISTA
Si está interesado en informarse sobre proyectos de interiorismo low-cost, póngase en contacto con nosotros.
Tlf. 696 408 644/608 025 765
www.decoration-line.com
doris@decoration-line.com
http://twitter.com/decoration_line

Share

Monday, 19 March 2012

Cómo defenderte si okupan tu plaza de garaje

Agradezco a Crazhy, experto de La Comunidad de Enalquiler.com, la información para documentar este trabajo.

Siempre había considerado el grave problema que se puede producir si un desaprensivo ocupa permanentemente una plaza de aparcamiento en un garaje comunitario sin ningún derecho. Un procedimiento judicial civil para ‘echarlo’ (desahucio, precario, acción posesoria etc.) sería largo y costoso; las ‘vías de hecho’ no son recomendables.

GarajeLa Audiencia Provincial de Madrid (sentencia de diecinueve de abril de dos mil seis) ofrece una solución más contundente e inclusive más rápida.

Considera esa ocupación de una plaza de garaje sin derecho como delito de ocupación de inmuebles, (art. 245.2 del Código Penal) y lo condena a la pena de seis meses de multa, la máxima prevista, con una cuota diaria de seis euros, y al pago de las costas del juicio.

El art. 245.2 del Código Penal señala: El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.

Considera la AP como elemento subjetivo del delito: La voluntad de realizar la usurpación, ocupación sin autorización, y procurarse una utilidad o provecho económico.

Como elemento objetivo: La acción consiste en ocupar (una cosa inmueble) o en usurpar (un derecho real inmobiliario ajeno)

En este supuesto se dan ambos requisitos ya que el condenado, estacionó su vehículo de forma permanente y continuada durante un periodo de tiempo, prácticamente no se movía, recibió muchas veces notas en el vehículo por encargo de la propiedad para que procediera a su retirada, conocía no solo la ajenidad de la plaza sino también la oposición de su propietaria a que estacionase en la misma al haberle dejado múltiples avisos para que abandonara el garaje.

El beneficio económico reportado al acusado es evidente pues con su actuar evitó todo gasto derivado del uso de la plaza y causó un perjuicio evidente para su propietario al privarle de su libre disposición impidiéndole destinarla al alquiler o venta como era pretendido por el mismo.

Pedro Hernández, abogado
Blog: http://www.pedrohernandezabogado.com/
Consultas legales: 807 520 008 (1,18 €/min. desde fijo; 1,53 €/min. desde móvil)

Share