Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Thursday, 10 September 2015

Primeras multas a pisos vacíos en Barcelona

Ya han llegado las primeras multas a pisos vacíos en Barcelona. Son 12 multas a tres entidades bancarias por tener pisos vacíos durante más de dos años y ascienden a 5.000 euros. Fue la anterior alcaldía la que inició los correspondientes expedientes y este gobierno municipal ha impuesto las sanciones. Hay otros 62 pisos que están pasando por el mismo procedimiento ahora mismo.

Tanto la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, han asegurado que la intención es “movilizar” el parque de vivienda que está vacío, según publica ElPeriodico. Algunas estimaciones hablan de 31.000 viviendas de entidades bancarias sin inquilinos aunque el gobierno sospecha que la cifra es notablemente superior.

Calle-Ferran-en-Barcelona

La multa anima a vender o mover el piso

La experiencia de otros ayuntamientos es que, una vez se impone la multa, el banco se apresura a poner el piso en el mercado o negocia con la Administración para vendérselo, comenta el gerente de Vivienda, Javier Burón. Las tres entidades financieras tienen un mes para recurrir o pagar los 5.000 euros impuestos. De lo contrario, la multa aumenta a 10.000, 15.000 y así sucesivamente.

Comprar para poner en alquiler social

La comisión de gobierno ha aprobado una modificación del presupuesto para destinar 3,5 millones de euros adicionales a la compra de viviendas destinadas al alquiler social.

Para conseguir esto se utilizará el sistema de tanteo y retracto (la Administración tiene preferencia para adquirir el piso en el momento en el que el banco lo pone a la venta) que permite la ley impulsada por la Generalitat en marzo. Barcelona se quedará con un primer paquete de siete inmuebles este mismo mes y en breve hará lo mismo con otros 10.

Colau y Montaner expusieron que se paga un máximo de 80.000 euros por piso y que, tras rehabilitarlo en el tiempo más breve posible, se pone a disposición de las familias solicitantes. La intención del ayuntamiento es construir 1.000 viviendas nuevas al año, 4.000 en todo el mandato.

El edil de Vivienda negó que se tratara de un planteamiento poco realista, teniendo en cuenta que en los últimos tres años se han levantado 300 en el 2012, 225 en el 2013 y 305 el año pasado, mientras que en el periodo 2002-2011 se hacían un millar cada año.

Share

Monday, 22 October 2012

La burbuja inmobiliaria no termina de pincharse

Los precios de los pisos bajan más que nunca. El tercer trimestre del año registró una caída de un 9,3% respecto al mismo periodo de 2011, el mayor descenso desde el inicio de la crisis. Los bancos se han lanzado a una guerrilla de rebajas para vender sus pisos. Pero la burbuja inmobiliaria no termina de pincharse. El stock de vivienda nueva lleva tres años anclado en más de 670.000 unidades (último dato al cierre de 2011), pese a que los precios, según el Ministerio de Fomento, han bajado un 25% desde su punto más alto (2008) para regresar al nivel de 2004.

¿Se le ha acabado el aire ya a la burbuja inmobiliaria? Parece ser que no.

“Aún queda corrección por hacer [bajada de precios], estamos en recesión y con la renta de las familias bajando, la caída seguirá, y el banco malo seguramente lo acelerará, porque el descenso ha sido suave hasta ahora”, señala Ángel Serrano, director de negocio de Aguirre Newman. Coincide el catedrático José García Montalvo, experto en el sector: “Descontando el efecto de la inflación, estamos a unos niveles de precios de 2003, pero la burbuja no está digerida porque los precios actuales no se justifican por la renta de las familias”.

Los bancos hacen su trabajo

La reforma financiera obliga a los bancos a contabilizar más pérdidas en su cartera de créditos inmobiliarios. Y como ya se han registrado esas caídas de valor en sus cuentas, ahora ya tienen las manos libres para vender barato. Además, el banco malo, o Sareb, impulsado por el Gobierno para absorber los activos tóxicos de los bancos rescatados en un plazo máximo de 15 años, quiere incentivar las ventas.

Dicho y hecho. Bankia Habitat ha sacado al mercado 1.100 viviendas en Madrid (238), Comunidad Valenciana, Castilla y León (70), La Rioja (35), Castilla-La Mancha, Canarias (45), Andalucía (94) y Aragón, con un descuento de hasta el 60% “con financiación preferente y ventajosa”. Los precios de los inmuebles parten de los 40.000 euros, como, por ejemplo, la oferta de una vivienda de un dormitorio en Moncófar (Castellón).

Cuánto más puede bajar el precio de la vivienda

Esa es la la pregunta del millón. Nadie lo sabe. Pero sí que se puede establecer cuál sería el precio justo o razonable para una vivienda. A eso se le conoce como PER: el número de veces que el precio del alquiler está incorporado en el precio de la vivienda. “Actualmente el PER de la vivienda es 24,3 es decir, necesitamos las rentas de alquiler de 24 años para cubrir el precio de la vivienda”, apunta Serrano. No está claro cuál sería el PER óptimo, pero el periodo previo a la burbuja (1986-2000) arroja un valor de equilibrio del 19,4, explica este experto, así que “para llegar a este PER de 19-20 es necesario que el precio de la vivienda ajuste un 19% adicional”.

Más información
El País:
La burbuja no ha acabado de desinflarse
El Mundo: Bankia registra 210 peticiones de visita para los inmuebles sacados a subasta

Share

Tuesday, 31 January 2012

Los chinos también conocen a la Burbuja Innmobiliaria

China, la segunda economía del mundo, padece ya las consecuencias de la burbuja inmobiliaria. El caso más llamativo es el de una ciudad entera construida en el desierto para un millón de personas y que hoy está vacía. Nadie puede pagar el precio de los pisos.



Ver video en RTVE.es: La burbuja inmobiliaria llega a China

Share

Monday, 14 November 2011

Una de cada cinco familias que compró casa durante la ‘burbuja inmobiliaria’ no podrá pagarla

Lo dice un estudio realizado por la Asociación de Afectados por Embargos y Subastas (AFES). El 17,63% de las hipotecas firmadas entre 2004 y 2008 “son de alto riesgo”. En 2015 se habrán ejecutado más de 700.000 desahucios de los cuatro millones de hipotecas firmadas entre 2004 y 2008, los años conocidos como los de la ‘burbuja inmobiliaria’ en España.

Así lo recoge El Mundo en un artículo en el que indica que esta asociación estima que a los 170.627 desahucios que ya se han producido y a las 168.603 viviendas que se encuentran en la actualidad en proceso de ejecución hipotecaria, se sumarán otros 373.912 procedimientos hasta 2013. En total, el número de familias que perderán su vivienda es el equivalente a las hipotecas firmadas sólo en 2004. El informe aclara que estas cifras contemplan el escenario más favorable: sin aumento del desempleo y con el poder adquisitivo actual de las familias

Reactivación del crédito = Recuperación del mercado inmobiliario

Según AFES, la recuperación del mercado inmobiliario sólo será posible si se reactiva el crédito y si los precios se adaptan a la demanda. El presidente de la asociación, Carlos Baños, apunta que a los bancos no les interesa quedarse las casas y convertirse en “las mayores inmobiliarias del país”. Por ello, desde AFES se encargan de contactar con la entidad bancaria para conseguir la condonación total o parcial de la deuda, o bien, la conocida popularmente como la ‘dación en pago’ (que permite saldar la hipoteca devolviendo el piso).

Más información
El Mundo:
Una de cada cinco familias que adquirió vivienda durante la ‘burbuja’ no podrá pagarla

Share

Wednesday, 7 April 2010

Con un pie en casa y otro en la calle

El matrimonio Díaz-Gálvez se despierta todos los días con el mismo pensamiento: “Te levantas preguntándote: ¿será hoy? Y te acuestas temiendo que sea la última noche que pasas en tu casa. El timbre de la puerta, el teléfono, todo te estremece; vives con el miedo en el cuerpo esperando que vengan a ejecutar la orden”. Son víctimas colaterales de la burbuja inmobiliaria, se hipotecaron cuando la economía iba bien y todos podían ser propietarios. Ahora, se suman a los cientos de miles de personas que no pueden pagar la hipoteca y pueden terminar con sus huesos en la calle. Son una más de las historias que narra El País en su artículo: Candidatos al Desahucio.

Según el Consejo General del Poder Judicial, las ejecuciones hipotecarias, que en 2008 sumaron 58.000, y en 2009, 114.000, superarán este año las 180.000. Eso significa que en estos tres últimos años 350.000 propietarios, familias en su gran mayoría, han perdido o van a perder sus casas y que cada día que pasa medio millar más se queda sin vivienda. La bola de nieve arrastra también a familiares y amigos que avalaron los créditos, y que ahora corren el riesgo de que les embarguen sus propias casas.

Despacio pero sin pausa, son bastantes ya las familias que, ante la imposibilidad de pagar la hipoteca (o el alquiler), se mudan a viviendas de habitaciones subarrendadas con derecho a cocina y baño. Los solteros ponen su piso en alquiler y regresan a casa de los padres o comparten piso con otros familiares o amigos. Otros tienen que recurrir a los pisos patera y las pensiones.

Esther, de 42 años, y a su marido, de 52, también cuentan su experiencia a El País. Ellos llevan clavada una fecha en su espalda: el 31 del pasado mes de marzo. Ese día, los Mossos d’Esquadra se presentaron en su piso para deshauciarles. Tendrán que cobijarse provisionalmente, cada uno por su lado, en casa de sus respectivos padres. Su primera separación tras 6 años de casados y 10 de convivencia, porque ni los padres de él ni los de ella están dispuestos a acogerles a los dos. “Es increíble que no se pueda detener el proceso de desahucio, cuando acabo de ganar las oposiciones a auxiliar administrativo de la Generalitat y dentro de unos meses, una vez adjudicada la plaza, podría intentar hacer frente a los pagos. Somos los nuevos pobres, gente a la que nos da un enorme apuro y vergüenza reconocer que estamos viviendo a un paso de la miseria”, afirma, exasperada, impotente, al borde del llanto. La pareja vive con los 426 euros del subsidio que le corresponde al marido por parado de larga duración y mayor de 52 años. No tienen hijos. “Casi me alegro, dada nuestra situación. Quiero vivir, pero tengo miedo hasta de mis propios pensamientos porque lo damos todo por perdido”, dice.

Más información
El País:
Candidatos al Desahucio

Share