Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

Tuesday, 5 March 2013

La Defensora del Pueblo plantea alojar a los desahuciados en las VPO vacías

EdificioEn el informe anual de la Defensora del Pueblo se apunta que hay muchas viviendas de protección pública (VPO) vacías donde se podría alojar a familias desahuciadas. Soledad Becerril, Defensora del Pueblo, indica que habría ue diversificar las fórmulas de cesión que actualmente contemplan las administraciones.

La oficina de la Defensora del Pueblo está investigando de oficio cuál es el número de viviendas que no han sido adjudicadas. Para ello está preguntando a las comunidades autónomas, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y 10 municipios de más de 350.000 habitantes. Con la información que se está recopilando, la Defensora del Pueblo está preparando un informe monográfico, que previsiblemente será presentado a las Cortes Generales “en los primeros meses de 2013″.

Por qué están vacías las VPO más tiempo del imprescindible

En este informe se tratarán de exponer las causas de por qué esas viviendas se encuentran desocupadas más tiempo del imprescindible para ponerlas en uso, y se realizarán recomendaciones para fomentar el mercado del alquiler para las viviendas públicas y para fomentar que las administraciones “flexibilicen” los requisitos de acceso a las mismas, de modo que pueda ampliarse el número de beneficiarios.

En el Informe Anual 2012, Becerril trata de dejar claro que la situación de muchas familias que no cuentan con un hogar exige una respuesta rápida. Así, la institución constata un cambio en el perfil de las personas que acaban ocupando una vivienda, “pues comienzan a aparecer familias estructurales que han sido desalojadas por el impago de hipotecas o alquileres”. Asimismo, atestigua que “se ha recibido un número considerable de quejas de familias, otrora con una situación normalizada, afectadas por el desempleo de varios de sus miembros, que tras ser desahuciadas se ven abocadas a vivir en vehículos, cuando no en la calle, sin recursos económicos y con hijos a cargo”.

Además, aunque señala que en el caso de familias que ya habitan en una vivienda de protección, las administraciones “no hacen un uso extensivo de los desahucios”, recuerda que en este segmento también se producen estos procesos y que ello implica también “considerables esfuerzos e incluso perjuicios económicos para la Administración”.

Más información
El Mundo:
La Defensora del Pueblo insta a alojar a los desahuciados en las muchas VPO que hay vacías

Share

Thursday, 27 December 2012

Ciudadanos ceden pisos a desahuciados

Se llaman Eulogio Carmona y Felisa García, Antonio Gimeno, Isabel y José. Son todos ciudadanos que están cediendo sus pisos vacíos para desahuciados. Ellos llegan donde no llegan las administraciones públicas. Y hay otros, anónimos, que también se solidarizan con las víctimas del estallido de la burbuja inmobiliaria. Te contamos algunas de estas historias que han llamado la atención de los medios de comunicación:

Eulogio Carmona y Felisa García, jubilados
Ceden su casa con spa y pista de pádel en una urbanización de lujo


Eulogio Carmona y Felisa García, son dos jubilados de 64 y 62 años que viven en Mataró (Barcelona). Ceden su casa de la playa en Almería durante dos años. Tiene 85 metros cuadrados más terraza con jardín y un césped rasurado y una piscina cubierta con jacuzzi. La familia que la ocupe podrá también jugar al pádel con sus vecinos de urbanización. Eulogio y Felisa solo piden que paguen los gastos de luz, agua y comunidad, que Eulogio calcula en unos 125 euros al mes. “Y que sea una familia de orden que trate la casa como si fuera suya”, apostilla ella.

Eulogio y Felisa viven una jubilación acomodada, pero no son especialmente adinerados. Dos de sus cuatro hijos están en paro. ¿Qué motivó su gesto? “Yo he conocido las cloacas de los bancos”, suelta Eulogio, que durante 30 años dirigió una pequeña empresa de intermediación entre clientes morosos y entidades. “En esa casa pasamos como mucho una semana al año, y nos dimos cuenta de que podíamos arreglarle la vida un poco a una familia”, explica él. Escribió un mensaje en Twitter, en el que ofrecía el piso. Y se desató la locura. Avalancha de tuits y llamadas de periodistas. De eso hace unos diez días, y ya han descartado candidatos por demasiado pobres. “Sería un acto de irresponsabilidad meter a alguien que no puede asumir los gastos mínimos”, defiende Eulogio. Una familia con dos niños pequeños y una mujer víctima de violencia de género con su hijo se reparten las papeletas para mudarse a la casa.


Antonio Gimeno, promotor, y una de las beneficiadas del alquiler social en L’Alcúdia
Fotografía: El Mundo I Vicent Bosch

Antonio Gimeno, empresario de la construcción
25 pisos nuevos en L’Alcúdia (Valencia)


Se llama Antonio Gimeno y es un empresario de la construcción madrileño que ha cedido al Ayuntamiento de L’Alcúdia (Valencia) 25 pisos nuevos para desahuciados. Los inquilinos pagarán 50 euros al mes por viviendas a estrenar de 90 metros cuadrados, con tres habitaciones, dos baños y buenas calidades que se podrían vender por unos 180.000 euros pero que nadie compra.

Gimeno, madrileño y con proyectos en distintos puntos de la península, ha creado una fundación para esta acción. Los pisos serán ocupados por familias de L’Alcúdia que en los últimos dos años hayan sido víctimas de un desahucio por no poder pagar su hipoteca. Estos son los requisitos que se exigen para acceder a este alquiler social.





Isabel y José, funcionaria y directivo de una empresa
Piso de 80 metros en Gijón.


“Cedemos gratuitamente piso a familia necesitada en Gijón”. Desde que Isabel y José pusieron este anuncio en un diario regional, hace casi un mes, su teléfono no ha parado de sonar: han recibido más de 800 llamadas. “Porque hoy más que nunca no podemos cerrar los ojos a las desgracias de nuestro alrededor. Algunos podemos contribuir a aliviar el sufrimiento que están sintiendo muchas familias”, rezaba el texto.

Este matrimonio vive con su hija en Bilbao y es propietario de un inmueble en el centro de la ciudad asturiana que solo utiliza en vacaciones y algunos fines de semana, cuando va a ver la familia. La entrega se hará a través de la firma de un contrato de cesión por un año. Quienes vivan en este ático de 80 metros cuadrados y amueblado, solo tendrán que pagar el consumo que hagan de los servicios básicos.

Ella tiene 34 años y es funcionaria. Él, de 40, es alto directivo de una empresa. Isabel y José, sin embargo, no son sus verdaderos nombres. No quieren que se sepa su identidad. “No somos lo relevante en esta noticia”, argumenta la joven. Con tal volumen de llamadas, la tarea de selección será ardua. Las historias que están escuchando son muy dramáticas. Isabel sabe que será duro dejar fuera a tanta gente, pero le reconforta que al menos una familia necesitada consiga un hogar.

Más información
El País:
Se ceden pisos a desahuciados

Share