Acceso propietarios

Publica GRATIS tu anuncio

La Comunidad

¿Quién paga ahora el impuesto de las hipotecas?

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo parecía dejar claro que es el banco quien debe pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en las escrituras públicas de préstamo con garantía hipotecaria. Y así se corregía a si mismo. Pero parece ser que la cosa todavía no está clara. Se va a replantear de nuevo la cuestión y será el Pleno de la Sala del Supremo el que decida en las próximas semanas si es el banco o el cliente quien paga. Mientras tanto, ¿quién paga el impuesto?

hipoteca

Qué dice el Supremo


En la sentencia número 1505/2018 del 16 de octubre, el Supremo se corregía a si mismo y modificaba su jurisprudencia anterior anulando una sentencia del 28 de febrero de este mismo año en la que dictaminaba que era el cliente el que debía pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Actos Jurídicos Documentados (AJD) en la constitución de hipotecas.

Así, en su sentencia del 16 de octubre decía que era el banco quien debía asumir el pago de este impuesto. Para decir esto se apoyaba en que es el banco el interesado en la elevación a escritura pública y ulterior inscripción porque solo mediante esto se podrá ejercitar la acción ejecutiva y privilegiada que deriva de la hipoteca.

Pero esta decisión no ha durado ni un día. El Tribunal Supremo ahora anuncia que ante la “enorme repercusión económica y social” de la sentencia del 16 de octubre que “supone un giro radical” en el criterio mantenía hasta la fecha, ha decidido volver a estudiar la cuestión. Serán los 31 magistrados del pleno de la Sala del Supremo quienes analicen el asunto el 5 de noviembre.

El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha hecho público un comunicado recogido por El País en el que recuerda que la sentencia del 16 de octubre “es firme y no susceptible de revisión” por el pleno de la Sala Tercera, por lo que produce ya “plenos efectos” respecto a la nulidad del artículo del reglamento que establecía que el impuesto de actos jurídicos documentados tiene que pagarlo el cliente que firma la hipoteca.

En el pleno del 5 de noviembre no se revisará la sentencia del 16 de octubre, sino la decisión de que sea el banco, y no el cliente, el que tenga que pagar el impuesto. Ese criterio suscrito por la sección segunda de la sala, que es la experta en tributos, sí se puede cambiar. Pero, como recuerda Lesmes en su escrito, la nulidad del precepto legal que establecía que era el cliente quién tenía que asumir el impuesto ya no se puede revertir. Si el pleno de la sala quisiera volver ahora a la premisa anterior de que el tributo lo tenía que pagar el cliente tendrá que justificar una interpretación de la ley vigente a favor de esa tesis.

Qué dicen los notarios


Los notarios, en principio, seguirán advirtiendo de que, según la sentencia del Supremo del 16 de octubre, el impuesto correspondería pagarlo al acreedor, es decir, al banco, según señalan a El País fuentes de este sector. Creen que el criterio legal es el que sigue vigente mientras el Supremo vuelve a estudiar el asunto. Porque se trata de una sentencia firme del alto tribunal y el anuncio de revisión de esta decisión es solo una nota informativa.

Los notarios también recuerdan que este impuesto no se paga en el momento de la firma, sino que hay un plazo de dos meses para liquidarlo. Por eso tanto el banco como el cliente pueden dejar en el aire el pago hasta dentro de dos meses. Advertirán de la situación al cliente y al banco.

Qué dicen los bancos


Cuando los bancos conocieron la sentencia del 16 de octubre, asumieron que eran ellos los encargados de pagar el impuesto a partir de la fecha. Pero, como les iba a costar más dinero prestar dinero, harían hipotecas más caras, es decir, con intereses más altos.

Los bancos también confiaban en que no se iban a poder revisar los casos pasados, es decir, que las personas que ya hayan firmado sus hipotecas no podrán reclamar la devolución de este impuesto. Fuentes jurídicas de los bancos aseguraban a El País que no había retroactividad posible. “La ley de la jurisdicción contencioso-administrativa dice que las sentencias firmes que anulen una disposición de carácter general tendrán efectos generales desde el día en que sea publicado su fallo”, apuntaban.

También apuntaban que, si finalmente había retroactividad, los afectados deberían ir a reclamar a la Hacienda autonómica, ya que pagaron allí ese impuesto. ¿Y si Hacienda reclama después el dinero a los bancos? Según su criterio, sería exigir el impuesto a quien no era sujeto pasivo, según la norma vigente en el momento de la liquidación. Así que pelearían hasta el final con recursos.

La nueva decisión del Supremo de revisar de nuevo el asunto en el pleno de la Sala, ha hecho que los mayoría de los bancos cambien de opinión. Ahora creen que “corresponde al cliente pagar el impuesto de actos jurídicos documentados, como se establece en la norma desde 1994″, apuntan fuentes consultadas por El País. De hecho, las asociaciones han transmitido a sus entidades que actúen libremente.

Una minoría de bancos ha preferido asumir el coste del impuesto. La fórmula utilizada es no cobrárselo al cliente de la provisión de fondos que se realiza en las hipotecas. Otra gran entidad ha tomado una decisión salomónica: añadir una adenda al contrato de la hipoteca que establece que si cambia la situación, el banco ayudará al cliente a reclamar la cantidad ante Hacienda, es decir, no se comprometen a devolverlo ellos.

Las entidades admiten que, ante este lío, algunos clientes han preferido posponer la firma de la hipoteca. “Siempre que no se pierda dinero por las arras o compromisos adquiridos, es una buena solución”, dice un ejecutivo.

Share


Resuelve tus dudas sobre compraventa de pisos en La Comunidad Resuelve tus dudas sobre compraventa de pisos en La ComunidadHaz tu pregunta. Hay expertos inmobiliarios dispuestos a ayudarte.

Compartir esta noticia: