Comunidad propietarios


Tuesday, 31 July 2012

Diez reglas que todo propietario debe saber

Ser propietario de una vivienda en una comunidad de propietarios significa cumplir una serie de obligaciones que harán más fácil la convivencia de todos los vecinos.
Es por ello que te recomendamos seguir, a modo de decálogo, estas sencillas reglas:

1) Abonar en plazo los recibos de la comunidad de propietarios. Sabemos de la dificultad económica que muchas familias están atravesando, por lo que si no es posible abonar puntualmente las cuotas, siempre es aconsejable comentárselo al presidente o administrador para buscar una solución satisfactoria para toda la comunidad.

2) Asistir y participar en las juntas de propietarios. En las reuniones se tratan asuntos importantes que afectan al funcionamiento de la comunidad, por lo que de no poder asistir, aunque sería lo aconsejable, siempre es preferible delegar el voto.

3) Cuidar y conservar los elementos o zonas comunes del edificio como si de su propia vivienda o local se tratara.

4) Utilizar con moderación los servicios y suministros comunes. Por ejemplo, un uso indebido de la calefacción central repercutirá en el bolsillo de todos los vecinos.

5) Hacer uso de su piso o local sin perturbar el descanso del resto de propietarios o inquilinos, de modo que su actitud no cause molestias ni perjuicios al resto.

6) No alterar ni modificar en su vivienda o local o, fuera de él, los elementos comunes sin permiso de la comunidad. Toda obra que pueda afectar a muros de carga, zonas de servidumbre, etc., debe contar con la autorización preceptiva de la comunidad de propietarios.

7) Permitir el acceso a su inmueble cuando sea necesario reparar o instalar algún elemento o servicio común.

8) No solo aceptar sino también ejercer con diligencia y responsabilidad los cargos de la Junta de Gobierno.

9) Tener presente que tanto los empleados de la finca como la Administración trabajan para la comunidad y cumplen una función al servicio de cada propietario.

10) Para una buena convivencia, el respeto y la educación son muy importantes en las relaciones vecinales. Concienciar al resto de los propietarios o inquilinos sobre esta actitud positiva redundará en beneficio de la vida en comunidad.


Por Juanjo Bueno

Director de Comunicación

Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid


Share

Wednesday, 6 June 2012

Cada día hay más morosos en las comunidades de propietarios

Las cifras de morosidad en comunidades de propietarios no son nada alentadoras. Durante el año pasado se incrementó en un 31,3% el nivel de impagos, pasando de 1.000 a 1.350 millones de euros. Y para este año parece que la cosa irá más o menos igual. Así lo afirma José Juan Muñoz, director del Programa de Lucha contra la Morosidad en Comunidades de Propietarios: “En un principio no tenemos ningún indicio que permita anticipar el cambio de tendencia, lo que situaría la deuda total en unas cifras cercanas a los 1.600 millones de euros en comunidades de propietarios a finales de 2012″.

Y no lo dice por que sí, lo dice apoyándose en los datos del I Informe Nacional sobre Morosidad en Comunidades de Propietarios. El Programa de Lucha contra la Morosidad en las Comunidades de Propietarios (PLCM) a través del Observatorio de la Morosidad, ha realizado este estudio. Ahí se ha analizado también descendido en un 17,53% con respecto al último semestre de 2010 (suponía un 38,02% del total de la deuda pendiente de cobro). “Este dato es consecuencia directa de la situación económica, cuyo empeoramiento parece no tocar fin, lo que hace dilatar aún más el pago por parte de los vecinos morosos”, ha destacado Muñoz.

A lo anterior deben unirse las principales causas de una deficiente gestión de la morosidad: retrasos en la reclamación por falta de recursos, defectos formales que dificultan la iniciación del procedimiento (por ejemplo ausencia de firmas en todas las páginas del escrito de reclamación), certificaciones deficientes, defectos de notificación, ausencia de documentación, etc. Este problema está presente en el 86% de las comunidades de propietarios que carecen de administrador o no cuentan con un administrador de fincas profesional.

El informe distingue diversos grupos de morosos: el 40% son selectivos, el 22% “morosos profesionales”, un 26% de insolventes reales y un colectivo heterogéneo formado por entidades financieras y promotores inmobiliarios, que representa el 12%.

Apretándose el cinturón

El presupuesto de gastos en comunidades es también objeto de estudio en este informe: el 54% de las comunidades han reducido su presupuesto para el ejercicio 2012. De ese porcentaje, nueve de cada 10 comunidades han mantenido o aumentado las cuotas por el riesgo de soportar los descubiertos por los vecinos morosos.

Para la realización de este informe se ha tomado como referencia los datos facilitados por más de 500 administradores de fincas que en su conjunto administran 12.000 comunidades de propietarios, así como de 600 presidentes de comunidades de propietarios en toda España.

Share

Friday, 27 April 2012

¿Y si alquilamos la piscina?

Aunque en el momento de escribir este post el tiempo no acompañaba, las cuestiones en torno al servicio de piscina en una comunidad de propietarios se convertirán muy pronto en Trending Topic (tema más comentado) de las juntas de vecinos: ¿qué hacemos con un servicio que no podemos mantener?, ¿sometemos a votación no abrir la piscina?

Las dudas referentes a la suspensión o supresión del servicio de piscina han sido resueltas en muchas ocasiones, pero existen otras fórmulas, que si bien pueden resultar más complejas, reportan un beneficio económico a la comunidad para sufragar, al menos, los costes de mantenimiento. Hablamos, por ejemplo, del alquiler.

Con la llegada de la temporada de verano, algunas comunidades de propietarios contratan a un monitor o profesor de natación para que imparta clases particulares de natación a los residentes en el inmueble. Una práctica muy habitual que podría ampliarse a personas ajenas a la comunidad mediante la fórmula del alquiler.

Alquilar la piscina a una empresa o un profesional es una posible solución a la supresión de este servicio. Pero, como cualquier decisión que afecta a los elementos comunes del edificio, requiere previamente de un acuerdo tomado en junta.

A diferencia de otros elementos comunes (azotea, fachada, etc.), la piscina tiene atribuido como uso específico servir de recreo y disfrute a los comuneros, y en este sentido, no podemos privar de este servicio a todos los propietarios por decisión de una mayoría. Por lo tanto, sería necesaria la adopción de un acuerdo por unanimidad.


Por Juanjo Bueno

Director de Comunicación

Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid


Share